Abelardo Díaz Alfaro

Compártelo en tus Redes Sociales

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Representante del criollismo y de la identidad del puertorriqueño; su primera obra titulada «Terrazo» se publicó en 1947, donde narra alguna de sus experiencias como trabajador social en la zona rural. También escribió El josco y Los perros, que lo situaron entre los mejores escritores de Puerto Rico. Escribió para la radio WIPR los programas «Teyo Gracia» y «Retablo del solar«. Colaborador en revistas y periódicos como Alma latina, Puerto Rico Evangélico, La democracia, de Nueva York, y la Revista del Instituto de Cultura Puertorriqueña.

LJ -El 24 de julio de 1919, en el barrio Campo Alegre de Caguas, nació Abelardo Milton Díaz Alfaro. Su madre, Asunción Alfaro, fue una excelente maestra. Su padre, don Abelardo Díaz Morales, fue ministro evangélico. Al calor de estos dos ciudadanos ejemplares y de sus siete hermanos creció el niño quien con el correr del tiempo se convertiría en uno de los máximos exponentes de la literatura puertorriqueña. La sólida educación moral e intelectual que se ofreció en ese hogar sirvió de ejemplo y de estímulo a los pasos que daría Abelardo durante toda su vida.

Cursó sus grados elementales en su pueblo natal. Compromisos ministeriales de su padre hicieron que la familia se trasladara a Ponce, donde Abelardo tomó clases de pintura con don Miguel Pou. Cuando cursaba el séptimo grado en la escuela Mackinley de ese municipio, sufre una experiencia desagradable con una maestra, y se negó a seguir asistiendo a esa escuela.  Su tío Leopoldo, quien vivía en Toa Alta, lo acogió en su casa como a un hijo más.  El jovencito viajaba los fines de semana al hogar paterno en Caguas.

La escuela Dr. Agustín Stahl de Bayamón tiene el honor de haberlo contado entre sus estudiantes entre los años 1931 y 1935, cuando obtuvo su diploma de escuela superior.

Ingresó en el Instituto Politécnico, donde obtuvo su bachillerato en Artes con especialidad en Psicología. Luego, obtuvo su licenciatura en Trabajo Social de la Universidad de Puerto Rico. Ejerció su profesión en el barrio Yaurel de Arroyo, en  Bayamoncito de Cidra y en Río Abajo de Comerío. Disgustado por la disparidad entre las prescripciones indicadas por  las autoridades que ostentaban el poder y la realidad cotidiana de la gente con quienes él compartía día a día, abandonó ese trabajo.  Más adelante, trabajó como investigador de  las leyes de menores en el Departamento del Trabajo, pero encontró los mismos escollos que en sus anteriores trabajos. Decidió entonces pintar en escritos todas las amarguras, las tristezas, las alegrías y las jaiberías del campesino, que él tenía guardadas en su espíritu susceptible.

En el año 1947, se publicó el libro Terrazo, que pasaría a ser un clásico de nuestra literatura. Su prólogo lo escribió don Mariano Picón Salas. El mismo año de su aparición, mereció el primer premio del Instituto de Literatura Puertorriqueña, además de obtener una medalla de oro y un diploma de honor de la Sociedad de Periodistas Universitarios.

Ya en Terrazo, don Abelardo se presenta como un autor de estilo y de vocabulario sencillos, sin palabras rebuscadas ni malsonantes. Cada palabra está saturada de emoción, de color y de ritmo, lo que le añade poesía a la obra. Poesía que ahonda en el alma campesina de la que hace gala nuestra gente del campo. Las luchas y las angustias de un pueblo que se resiste a perder su identidad se hacen presentes en todo momento. Aunque es evidente la fatalidad como tema en su obra, ésta se utiliza como toque de alerta para cobrar conciencia de lo que estamos perdiendo, y nos exhorta a luchar hasta el último momento.

El Josco, uno de los  cuentos de Terrazo, narra la historia de cómo un toro puertorriqueño es suplantado por un toro americano en su función de padrote en una finca, a pesar de haber demostrado que se encontraba en óptimas condiciones para ejercerla.  Su enemigo real no era el toro americano, sino su dueño boricua, quien prefirió al extranjero para tan importante misión.

El cuento El Josco ha sido traducido al inglés, al checho, al polaco, al alemán, al francés, al italiano y al ruso. Es lectura requerida para estudiantes que se especializan en Literatura en muchos países de Hispanoamérica y de Estados Unidos.

Bagazo es otro cuento del libro Terrazo, en el cual se lorgra una fina calidad artística. En esta historia, Domingo, su personaje principal, encarna la dignidad humana sostenida por la fortaleza moral de saberse útil y con deseos de trabajar. Aun acorralado por las presiones físicas y sociales que implican la explotación económica, el hambre, el desempleo y las enfermedades, Domingo lucha, pues se sabe respaldado por la verdad y por la justicia. Incluso, en el último momento de su vida física, se supera, vence moralmente al blanco e inclina la balanza de simpatías y el respaldo del lector hacia él.  Las imágenes sensoriales se suceden una tras otra y forman un sutil encaje que contrasta con la tragedia de la vida de ese personaje.

Peyo Mercé enseña inglés y Santa Clo va a La Cuchilla son dos cuentos en los cuales el autor hace gala de un extraordinario dominio de la ironía fina. Para lograrlo, se vale del uso de diminutivos y de su profundo conocimiento de la psicología y de la lengua jíbara. El autor traslada las experiencias adquiridas en el campo del trabajo social al salón de clases. Allí nos presenta un sistema educativo que pretende instaurar nuevas, inadecuadas y extrañas teorías y prácticas pedagógicas.

En estas estampas, nos percatamos de que estamos ante un gran conocedor de las técnicas del cuento y de la cultura campesina. Esa vieja cultura que les sirve de dique a los personajes, ante el bombardeo de rasgos de una cultura extraña que les quieren imponer para absorberlos y hacerlos desaparecer. Las manifestaciones de apego y de defensa de nuestro abolengo cultural afloran a cada momento en labios y en acciones de los personajes, así como en las descripciones que hace el autor.

Con Peyo Mercé el autor logró crear a un personaje literario que trasciende el ámbito isleño y se convierte en símbolo de lo hispánico: tesón, lucha, sueños e ideales, nos dice el Dr. Luis Hernández Aquino.

Santa Clo va a La Cuchilla fue publicado en la revista norteamericana Odyssey con el título Santa Claus Takes To The Hills. Se utiliza como texto, además, en países como Nueva Zelandia, Inglaterra, Austria y Canadá.  En fin, todo Terrazo está saturado de armonía entre los personajes y los paisajes, lo que logra el autor por medio de sus conocimientos sobre la forma, el color, el movimiento y las proporciones. Sus descripciones nos hacen captar inmediatamente la densidad de los objetos y de los personajes; nos lleva a sentir la intensidad de los colores, de las palabras  y del combate; nos obliga a entrar gustosamente para vivir la experiencia personalmente, y convertirnos así en partícipes de la misma.

Luego de percatarnos de estos aspectos de algunos cuentos de Terrazo,  coincidimos con el Dr. Luis Hernández Aquino, quien señala: “Con su lectura se nos lastima el alma para sensibilizarnos y redimirnos; penetra en lo más profundo de nuestra conciencia.  Es una de las mejores obras puertorriqueñas de todos los tiempos.”

En 1967, don Abelardo publica su otro libro, Mi isla soñada, en el que incluye una selección de los más de dos mil libretos que escribió para los programas Teyo Gracia y su mundo y Retablos del solar.  La selección y el prólogo estuvieron a cargo de Dalila Díaz Alfaro, hermana del autor. La Universidad de Cincinnati publicó “The Empty Box”, traducción al inglés del cuento incluido en este libro, con el título La cajita vacía.

En la revista Asomante de 1967, se publicó el cuento Los perros.  En esa obra divisamos el aspecto metafísico y psicológico del pueblo boricua. Su personaje principal, el Rucio, es un caballo acosado por una jauría que lo persigue con el propósito de destruirlo. Aunque sus fuerzas físicas menguan, el caballo trata de llegar hasta lo más alto del paisaje, mientras es perseguido por sus poderosos, temibles y violentos enemigos. Aunque llega exhausto y mortalmente herido, dio la batalla, y es esa voluntad de lucha y de llegar a la meta lo que al fin y al cabo resume las vidas heroicas: persistente esfuerzo tras el ideal de la eternidad.

Don Abelardo ha escrito ensayos, artículos, estampas y cuentos en las revistas Alma LatinaPresentePuerto Rico Evangélico, en el periódico El Mundo y en la revista niuyorquina La Nueva Democracia.  En 1959, la revista Jaycos publicó un poema de su autoría titulado El mozambique.

En 1962, Díaz Alfaro fue embajador de Puerto Rico en México, y estableció amistad con figuras literarias consagradas de ese país, quienes elogiaron la obra y la sencillez de nuestro compatriota.

Todas las obras de este excelente escritor han sido llevadas al sistema “Braille” por el Instituto Nacional para Ciegos en Estados Unidos. Sus cuentos Don Procopio, el despedidor de duelosPeyo Mercé enseña inglés Bagazo están incluidos en la cinta Los cuentos de Abelardo,producida por Luis Molina.

En 1996, Díaz Alfaro fue declarado Hijo Adoptivo de Bayamón. Ha recibido múltiples premios: presidenciales, placas, medallas, diplomas, trofeos, pero, sobre todo, ha recibido el amor y el agradecimiento del pueblo que se reconoce en sus obras.

En 1997, el Departamento de Educación de Puerto Rico le dedicó a Díaz Alfaro la Semana de la Lengua Española, que se celebró del 21 al 25 de abril.

Don Abelardo fue víctima de un vil ataque en su propio hogar en 1989. Desde entonces, no volvió a escribir. Su esposa, doña Gladys Mieux, con quien vivió casi cincuenta años y procreó tres hijos, lo cuidó durante su convalecencia hasta su muerte, el 21 de julio de 1999.  Sus restos descansan en el cementerio del Viejo San Juan.

Fue galardonado por el cuento Santa Cló va a la Cuchilla.

Abelardo Díaz Alfaro falleció el 22 de julio de 1999 en San Juan.

NOTA: Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, Administrador del Portal. Hasta donde nos es posible damos crédito a los autores de los artículos cuando se nos proveen. Si encuentras algún error no vaciles en publicar las correcciones como comentarios o puedes comunicarte con nosotros enviando las pruebas y evidencias de lo que afirmas y haremos las correcciones necesarias de inmedito.

mood_bad
  • Sin comentarios aún.
  • Añadir comentario

    También te puede interesar

    Fernando E Rodríguez Vargas

    Fernando E. Rodríguez Vargas

    Norman Maldonado- Es importante destacar el esfuerzo y trabajo de este puertorriqueño, líder de la salud, que hizo investigaciones pioneras en bacteriología dental y que

    Artículo Completo »
    Paloma Turca

    Paloma Turca

    Atagionemas squamosa-Blanco de Escopetas- Sospecho que pocos biólogos disfrutan la cacería. Apuntarle a una paloma para verla caer desde lo alto es muy difícil de justificar, especialmente cuando

    Artículo Completo »