auspiciado por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Almendra

José A. Mari- Terminalia cattapa (Combretaceae) La almendra es nativa de las costas del sureste de Asia. En Puerto Rico crece a menudo en áreas costeras, pero también se siembra a lo largo de carretera s y en parques como ornamental por sus hojas grandes y atractivas que producen abundante sombra. Terminalia se refiere al modo como se agrupan las hojas al final de las ramas, mientras que catappa proviene de un nombre común para la especie en Malasia. El árbol puede sobrepasar los 100 pies de altura con tronco de 3 pies de diámetro. La madera es recia, tiene un atractivo color pardo y aquí se usa mayormente para artesanías.
La inflorescencia consiste de flores masculinas distales y flores femeninas basales, por lo que las frutas siempre se desarrollan cerca de la base de la espiga. La fruta madura es rojiza y mide unas 2 pulgadas de largo. Debajo de su fina cáscara hay una pulpa delgada y comestible, pero amarga. Debajo de la pulpa hay un hueso que contiene la semilla; esta es aceitosa y su sabor recuerda el de la almendra comercial (Prunus dulcis) que se importa durante las navidades y es el ingrediente principal del mazapán y el turrón. La almendra local no es popular porque la semilla es difícil de extraer, sacarla intacta exige paciencia y muchos golpes cuidadosos con un martillo o una piedra.
La escorrentía y el mar son los principales dispersores de la almendra cerca de la costa. Tierra adentro la fruta es dispersada por los murciélagos, que la cargan hasta sus perchas para comerse la pulpa. Por esta razón a menudo encontramos grupos de frutas debajo de otros árboles. Aunque los murciélagos dispersan ampliamente la almendra, no es común encontrar árboles maduros tierra adentro. El árbol florece y fructifica durante la mayor parte del año.

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

auspiciado por

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Juan Francisco Bianchi Bracety

AÑASCO 1829-1902 -Luisa Bracety Cuevas y Juan Bianchi Mattey fueron sus padres. Ella

Publicacion Completa
Jaime Carrero Concepción 25 de octubre de 2020

Corregidores y Alcaldes

Los deberes de éstos en lo económico y en lo gubernativo eran los

Publicacion Completa
Andrés Méndez Liciaga 25 de octubre de 2020

Deja una respuesta

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía