Flor de Amarilis
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Amarilis

Nombre científico: Hippeastrum. Nombre común: Amarilis o la «suegra y nuera». La planta llamada amarilis posee hermosas flores. Su apariencia es similar a la de las azucenas, aunque puede decirse que son mucho más hermosas.

Estas plantas son del continente americano aunque la región central es donde más se encuentran. Esta planta posee tallos largos y fuertes en los que se pueden encontrar flores de color carmesí o también flores amarillas. Estas flores son bulbosas y sus usos son sobre todo de corte decorativo.

Aunque en un jardín o en la naturaleza éstas crecen con fuerza, también pueden cultivarse en macetas. Para ello debemos usar una buena tierra y ubicarlas en un sitio donde reciban buena luz y aire suficiente.

Si se desea cultivar estas plantas se debe saber que les agrada bastante la luz solar y también los climas cálidos. Además de esto requieren buenas cantidades de agua, teniendo que regarlas por lo menos 2 veces a la semana, evitando siempre que la tierra esté seca en su totalidad.

Además de esto se debe evitar al máximo que el agua caiga en las flores cuando éstas han aparecido ya que podrían dañarse. Igualmente evitaremos que el sol le dé directamente en la planta y que la tierra cuente con buenos nutrientes para que su apariencia sea saludable y dé bellos colores al florecer.

Significado de la flores amarilis

En cuanto a su significado, al regalar una flor de amarilis flores estamos trasmitiendo admiración. Es una flor muy especial para regalar a una persona coqueta, por ejemplo.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, artista, escritor y Siervo del Señor.