auspiciado por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Araña peluda

Dr José A. Mari- Cyrtopholis portoricae abunda en toda la isla y no es raro verla en balcones, marquesinas y terrazas; si se dejan las puertas abiertas tampoco es raro encontrar una que otra dentro de la casa. Muchas personas reaccionan con pavor y matan la araña a escobazos o con agua caliente, en mi casa se guían con la escoba hasta la terraza y de la terraza al patio.
La araña peluda solo pica cuando por accidente se hace contacto con ella. Cuando se siente acorralada se yergue en las patas de atrás y abre las delanteras, mostrando sus colmillos o quelíceras (abajo), pero no es cierto que le salte encima a las gente ni que su picada sea mortal; sí es cierto que algunas personas alérgicas desarrollan enrojecimiento, inflamación y hasta falta de sensación alrededor de la picada. La araña peluda vive en cuevas cilíndricas de aproximadamente un pie de profundidad que excava en el suelo, aunque puede aprovechar y modificar cuevas hechas por otros animales. De noche sale de la cueva y espera a que un gungulén, un escarabajo u otro insecto le pase cerca, aunque no vacila en atacar otros animales que pueda dominar y paralizar con su veneno. Entre sus enemigos se encuentran los ciempiés, los sapos y sobre todo Pepsis marginata (próxima página), una avispa grande del grupo de las tarantula hawks. La avispa camina por el suelo buscando una araña peluda dentro o fuera de su cueva, preferiblemente una hembra porque los machos son más pequeños y delgados. Cuando la encuentra busca la forma de picarla con su aguijón. La araña paralizada es arrastrada hasta la cueva de la avispa y allí ésta le pone un huevo encima. La larva de la avispa se alimenta de la araña, sin matarla, hasta que se convierte en pupa y luego emerge como avispa adulta.
La araña hembra no se aventura lejos de su cueva, por lo que los machos deben caminar, a menudo grandes distancias, para encontrarlas. Muchas de las arañas que se acercan a nuestras casas son machos en búsqueda de pareja. Los machos son más pequeños y tienen en el primer par de patas unos ganchos para agarrar los colmillos de la hembra y evitar así una mordida fatal. Durante el apareamiento, el macho emplea sus pedipalpos engrosados para transferir un paquete de espermatozoides desde su abertura genital hasta la abertura correspondiente de la hembra. Días después del apareamiento la hembra deposita de cincuenta a cien huevos en un saco de seda que ella cuida. Unas siete semanas después nacen los pequeños y luego de pasar un tiempo con la madre se dispersan. Los machos viven hasta año y medio, y las hembras hasta cinco años. La araña peluda vive solamente en Puerto Rico.

Foto- Alejandro Sánchez

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

auspiciado por

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Los primeros caminos y puentes de la Isla

El ingeniero e historiador Aurelio Tio2 describe un antiguo camino carretero del siglo

Publicacion Completa
Luis F Pumarada O'Neill 20 de octubre de 2020

Los Parceleros y el uso de la madera

Frank H. Wadsworth- Las familias que recibieron permiso para usar parcelas de terreno

Publicacion Completa
Lionel Valentín Calderón 20 de octubre de 2020

Deja una respuesta

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía