auspiciado por

Barranquitas Puerto Rico

EDPR- Este municipio está situado en la región central de Puerto Rico y abarca 86.7 kilómetros cuadrados (33.5 millas2). Su nombre nace del suelo barroso que es arrastrado por las corrientes de agua, al que se le llama “barranco” y en su diminutivo “barranquitas”. También se le conoce como “la cuna de los próceres” “la cuna de la feria de artesanías”, “el altar de la Patria” y “el pueblo de Luis Muñoz Rivera”. Según el censo de 2000, su población general era de 28, 909 barranquiteños. Ocho barrios comprenden su territorio: Barrancas, Barranquitas Pueblo, Cañabón, Helechal, Honduras, Palo Hincado, Quebrada Grande y Quebradillas. Su patrón es San Antonio de Padua, cuya fiesta se celebra el 13 de junio. Otra festividad importante es la Feria de Artesanías. Barranquitas es un centro artesanal particularmente de la talla de elementos religiosos y la fabricación de utensilios e instrumentos musicales.
Su economía se concentra en el cultivo de café, tabaco, frutas y plantas ornamentales. También cuenta con otras industrias como la manufactura de ropa y zapatos. Su clima resulta de gran atractivo para el desarrollo turístico.
Geografía
El municipio de Barranquitas está localizado en la Cordillera Central y pertenece a la región geográfica de las Montañas Húmedas del Este. Colinda al norte con los pueblos de Corozal y Naranjito, al sur con Coamo y Aibonito, al este con Comerío y Cidra y al oeste con Orocovis. Su relieve es mayormente montañoso por lo que predominan las zonas empinadas y escarpadas. Las elevaciones varían entre 500 y 3,000 pies (150 y 900 metros) sobre el nivel del mar. En ellas se destacan los cerros La Torrecilla 3,094 pies (943 metros ) y Farallón 2,585 pies (788 metros) y el Cañón San Cristóbal.
En su sistema hidrográfico se encuentran varios ríos. Comenzamos con el Río Grande de Manatí, el cual tiene su nacimiento en el barrio Barrancas a una elevación aproximada de 2,224 pies (678 metros) sobre el nivel del mar. También, está el Río Cañabón que nace en el barrio de su mismo nombre y vierte sus aguas al río Botijas, que a su vez nace en el barrio Palo Hincado y demarca parte de la frontera con Orocovis. Por su parte, el río Usuabón se adentra a Barranquitas desde Aibonito y luego de recoger las aguas del Río Piñonas y de la Quebrada del helechal y de surcar al Cañón de San Cristóbal se convierte en afluente del Río de la Plata. Otro afluente del Río de la Plata lo es el río Hondo el cual recibe las aguas de los ríos Caliente y Frío y de la Quebrada Grande. Así mismo, el río Barrancas de regular caudal nace en las altas tierras de Torrecilla en el barrio de su mismo nombre y corre hacia el norte en donde se convierte en el Río Grande de Manatí. Finalmente existen varias quebradas entre las que se destacan: Palo Hincado, Padilla, Quebradillas y Farallón.
Fundación e historia
A principios del siglo XIX, no existía una posición geográfica definida de lo que hoy día conocemos como Barranquitas. La documentación registra 30 vecinos que habitaban en las llamadas lomas de Barranquitas. Estas tierras pertenecían al pueblo de Coamo el cual quedaba muy distante. Por ello, la población que habitaba en dicha zona deseaba separarse y tener pueblo y parroquia propios. Querían evitar las difíciles caminatas a iglesias vecinas en las cuales recibían los servicios católicos. Esto dado a que Barranquitas sólo contaba con una ermita que no brindaba culto permanente pues sólo funcionaba en ocasiones especiales. Así, la fundación de Barranquitas, al igual que muchos otros municipios, respondió, en principio, a motivos religiosos. Es por ello que en 1803, setenta y dos vecinos solicitaron al gobierno la fundación de un nuevo pueblo. Un año más tarde, la petición fue concedida, fundando el pueblo de Barranquitas. A la altura de 1825 el pueblo contaba con una gran extensión territorial, es decir con los barrios Pueblo, Helechal, Palo Hincado, Barrancas, Quebradillas, Quebrada Grande, Honduras, Río Hondo, Comerío Alto y Bajo y Orocovis. Justo en ese mismo año, sin embargo, el barrio Orocovis se desprende de Barranquitas para formar junto con el barrio Barros de Morovis el nuevo partido de Barros (hoy Orocovis).
Por su parte, los barrios de Comerío Alto, Comerío Bajo y Río Hondo se separan un año más tarde y junto con otros barrios de Cidra y Bayamón crean el nuevo partido de Sabana del Palmar (hoy Comerío). De esta suerte, a mediados del siglo XIX el municipio aparece registrando los barrios Helechal, Palo Hincado, Honduras, Quebrada Grande, Quebradillas, Barrancas, Pueblo y un nuevo barrio, Cañabón, el cual probablemente fue una subdivisión del barrio Barrancas. La zona urbana estaba organizada en dos calles principales de casas construidas en madera y algunas con matojos. En 1894, la economía dependía mayormente de la producción de 84 estancias de café, 52 de frutos menores y tres haciendas azucareras. Además tenía depósitos de guano, el cual se utilizaba como fertilizante. Se cultivaba también tabaco y frutas.
En 1902, por decreto de la Ley para la consolidación de ciertos términos municipales de la Asamblea Legislativa de Puerto Rico, Barranquitas fue consolidado con el municipio de Barros (Orocovis). Dos años más tarde, mediante otra ley, Barranquitas adquirió nuevamente su categoría municipal.
Símbolos
Bandera: La bandera de Barranquitas consiste de tres franjas horizontales de igual anchura. La primera es color blanco, en representación del esmalte del escudo municipal. La segunda es verde y alude a la vegetación del pueblo. La última franja es amarilla y encarna el esmalte de oro de las barrancas del Cañón San Cristóbal.
Escudo: El escudo de Barranquitas muestra una imagen de sus barrancas con el talud color oro y el tope color verde sobre un fondo color plata. éstas aluden al Cañón San Cristóbal, al nombre del pueblo y al de uno de sus barrios. Sobre cada barranca se encuentra un árbol de yagrumo, a la derecha macho y a la izquierda hembra. Estos árboles son típicos de la zona montañosa de Puerto Rico, y simbolizan la elevación sobre el nivel del mar del municipio, una de las mayores de la Isla. Finaliza el escudo una corona mural como distintivo de municipalidad.

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

auspiciado por

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Adjuntas Puerto Rico

EDPR- El municipio de Adjuntas es conocido como la “Ciudad del Gigante Dormido”,

Publicacion Completa
Lionel Valentín Calderón 14 de August de 2020

Una lucha valerosa

Es cierto que ha sido azarosa la conquista de derechos del pueblo puertorriqueño en todos sus órdenes, pero principalmente lo ha sido en el ámbito político, entendido éste como medio vital para procurar fines superiores de adelanto económico, social y cultural.

Publicacion Completa
Antonio Quiñones Calderón 11 de August de 2020

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía