auspiciado por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Bosque del Pueblo

Bosque del Pueblo es una zona rescatada de la explotación minera cielo abierto que amenazaba a Puerto Rico desde los años 1980 hasta 1995.
En el 1996, vencida la minería, Casa Pueblo inicia una intensa campaña para transformar la zona minera como una nueva reserva forestal protegida por la Ley #133. Así surge el primer Bosque en la historia de Puerto Rico manejado bajo un Acuerdo de Manejo comunitario. Los objetivos: rescatar la tierra agredida por la exploración minera, garantizar su recuperación, conservar la zona y cerrar aun más las puertas del fantasma de la minería.
El proyecto de autogestión comunitaria Casa Pueblo asumió la responsabilidad de administrar un bosque perteneciente al estado diseñado, estructurando e implementando un plan de manejo comunitario-científico para la protección, conservación y recuperación del Bosque del Pueblo.
Esta gloriosa victoria alcanzada por iniciativa comunitaria ha sembrando un hito de perseverancia, compromiso y esperanzas para Adjuntas, Puerto Rico y la Humanidad. Ha servido de estímulo para que grupos aporten en la protección de la infraestructura verde de Puerto Rico.
Las visitas al bosque se tienen que coordinar con anterioridad llamando al (787) 829-4842.
Los terrenos del bosque están ubicados entre los barrios Vegas Arriba, Vegas Abajo y Pellejas de Adjuntas y Consejo de Utuado. Entre los ríos Pellejas y Viví tributarios principales del embalse Dos Bocas. Este bosque se encuentra entre 3 bosques designados: Guilarte, Río Abajo y Toro Negro.
Tiene un área de 760 cuerdas y su elevación fluctúa entre 500 a 600 metros sobre el nivel del mar en sus picos más altos.
Bosque Húmedo Subtropical secundario (utilizado para agricultura y exploración minera). Los factores de temperatura, precipitación, humedad, vientos, presión barométrica y nubosidad corresponden a la zona geoclimática muy húmedo y plutónico muy húmedo. Estas zonas fueron establecidas por Ewel y Whitmore para Puerto Rico con la agrupación de suelos basado en su origen geológico.
El bosque esta dominado por especies secundarias y remanentes de vegetación nativa.

• Granadillo (Buchenavia capitata)
• Palma de Sierra (Prestoea montana)
• Palo colorado (Cyrilla racemiflora)
• Yagrumo hembra (Cecropia schreberiana)
• Laurel Geo (Ocotea leucoxylom)
• Roble (Tabebuia heterophylla)
• Pomarrosa (Syzygium jambos)
• Achotillo (Alchornea latifolia)
• Guama (Inga laurina)
• Maricao (byrsonima spicata)
• Helécho Gigante (Cyathea arbórea)
• En el bosque se encuentran algunos ejemplares de Jaguilla (Magnolia puertoricensis)
Fauna/Anfibios:

• Coquí común (Eleutherodactylus coqui)
• Coquí melodioso (Eleutherodactylus Weightmanae)
• Coquí churí (Eleutherodactylus antillensis)
• Ranita de labio blanco (Leptodactylus albilabri)
Reptiles:

• Lagartijo de jardín (Anolis pulchelus)
• Lagartijo de ojos azules (Anolis gundlachi)
• Lagartijo verde (Anolis cuvieri)
• Lagartijo verde (Anolis evermani)
Aves:

• Guaraguao (Buteo jamaicensis)
• San Pedrito (Todus mexicanus)
• Carpintero (Melanerpes portoricensis)
• Bienteveo (Vireo latimeri)
• Julián Chiví (Vireo altiloquus)
• Paloma Turca (Columba squamosa)
• Pájaro Bobo Mayor (Saurothera vieilloti)
• Pitirre (Tyrannus dominicensis)
• Come Ñame (Loxigilla portoricensis)
• Perdiz (Geotrygon montana)
FACILIDADES:

• Casa Bosque- Hospedaje para científicos, sala de reuniones y salón sin paredes.
• Parque Ceremonial Indígena-Legado histórico que se encuentra a aproximadamente 2500 pies sobre el nivel del mar.
• Áreas Recreativas- Columpios, áreas de dibujar y escribir y gacebos.
• Veredas Interpretativas-Explican las áreas del bosque: ecología, historia, cultura y comunidad.
• Baños Ecológicos- Funcionan con energía solar e imitan el proceso de reciclaje de nutrientes del bosque.
• Anfiteatro Natural- Área para realizar actividades.
• Telescopio- Observación del paisaje y colindancias del bosque.
• Área de estacionamiento

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

auspiciado por

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Domingo Miguel Quijano Ortiz de la Renta Miranda

AÑASCO 1834-1885 HUMACAO -Nació el 16 de enero. Hijo de Ramón Quijano Ortiz

Publicacion Completa
Lionel Valentín Calderón 29 de octubre de 2020

Elecciones del Pepino en 1820

Restablecido el régimen de Fernando VII el año de 1814, perduró aquel sistema

Publicacion Completa
Andrés Méndez Liciaga 29 de octubre de 2020

Deja una respuesta

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía