Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Caimán crocodylus

Aunque a menudo usamos los términos caimán y cocodrilo como si fueran sinónimos, existen diferencias claras entre ambos grupos de reptiles. Los caimanes (Familia Alligatoridae) tienen la cabeza corta y ancha, por lo que vista de arriba es redondeada o en forma de U. La cabeza de los cocodrilos (Familia Crocodylidae) es larga y estrecha, por lo que en vista superior es puntiaguda o en forma de V. La quijada superior de los caimanes es más ancha que la inferior, de modo que al cerrar la boca todos los dientes visibles son superiores. Las quijadas de los cocodrilos son del mismo ancho y cuando cierran la boca vemos dientes superiores e inferiores alternados. Los cocodrilos son por lo general más grandes y agresivos que los caimanes.
La baba o caimán de anteojos probablemente llegó a Puerto Rico a través del mercado de mascotas, ya que durante la década del 1960 se vendieron cientos o quizás miles de crías en tiendas de mascotas y tiendas por departamento. Cuando los animales crecían y se tornaban más agresivos, muchos dueños los soltaban en quebradas, ríos y otros cuerpos de agua. Hoy tenemos una población permanente en la Laguna Tortuguero y ocasionalmente se capturan ejemplares en distintos puntos de la isla. La especie habita naturalmente en Centroamérica y la mitad norte de Sudamérica, los ejemplares puertorriqueños pertenecen a la subespecie sudamericana C. c. crocodylus. El nombre común de esta especie (spectacled caiman) se debe a la presencia sobre los ojos de dos protuberancias que parecen espejuelos antiguos.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Mayagüez

Mayagüez

EDPR– Este municipio está localizado en la costa oeste de Puerto Rico y abarca 78 millas cuadradas (201.1 Km.²). Es conocido también como “la ciudad

Leer Más >>