1765 pintura del poblado del Pepino pintado por Pedro Tomas Labayen

auspiciado por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Camino de la Aldea

Sabido es, que a principios de la colonización, la isla estuvo dividida por mitad, en su ancho, en dos grandes partidos denominados el Oriental o de Puerto Rico y el Occidental o de la Villa de San Germán; extendiéndose la jurisdicción del último, por la banda Sur, hasta el río Jacaguas, de Ponce, como quince leguas.

En la parte Norte del partido Occidental, y hacia el interior, no había pueblo alguno en aquellos remotos tiempos. Bosques impenetrables, por entre los que erguían sus verdes pabellones los cedros y laureles, ausubos y aceitillos, que en pretéritas edades fueron venero de riqueza en el suelo isleño, ocupaban el vasto territorio inexplorado. Hasta su fecundo seno no había llegado el hombre todavía.

Selvas y colinas mantenían la arrogante majestad de su belleza, y los campos, vírgenes y esplendorosos, ofrendaban a Dios los perfumes y matices de su variada y exuberante vegetación.

A mediados del siglo XVIII, unos hombres, venidos no sabemos de donde, explorando la región inhabitada llegaron al corazón de la montaña; y recorriendo la selva umbría, escrutando sus riquezas, admirando su frondosidad, encontraron un valle esmeraldino incrustado en el cerco verdi-negro de los montes y regado por linfas cristalinas, jardineras de su mágico esplendor enamorados aquellos hombres del bello panorama que Dios puso ante sus ojos, seducidos por los encantos de aquella naturaleza pródiga, tomaron posesión del singular paraje.

Luego, podaron la maleza, trillaron las veredas, marcaron el solar, e hicieron sus bohíos de madera bruta del bosque secular. Formado el albergue, labraron las tierras, y en el fértil surco regaron el germen de variados frutos. Al pequeño predio así cultivado llamaban conuco.

Y fue de ese modo que los gloriosos ascendientes nuestros fundaron la poética Aldehuela del Pepino en un valle esmeraldino incrustado en el cerco verdi-negro de los montes y regado por linfas cristalinas, jardineras de su mágico esplendor.

Fecha de su Fundación

Nació la aldehuela a la vida de los pueblos, a mediados del Siglo XVIII, año de 1752, siendo Gobernador Interino de la Isla el Teniente Coronel don Esteban Bravo de Rivera, quien asumió el mando el día 8 de julio de 1751, cesando en sus funciones el día 1 de mayo de 1753.

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

auspiciado por

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

La otra mejilla

Existía un monasterio que estaba ubicado en lo alto de la montaña. Sus

Publicacion Completa
Lionel Valentín Calderón 27 de octubre de 2020

Cuenca del Río Grande Añasco

DRNAPR -La cuenca del Río Grande de Añasco ocupa un área de 181

Publicacion Completa
Lionel Valentín Calderón 27 de octubre de 2020

Deja una respuesta

Maestro, orador, político, periodista, funcionario, legislador, carcelero. En su pueblo -San Sebastián- tierra de sol y ensueños formó el niño su corazón de bondad al rescoldo de un austero hogar criollo. Su padre, un recio tronco de la selva secular, viejo de barbas floridas, a quien el tiempo no pudiéndole vencer de un solo golpe fue derrumbándole como a las fo rra.lezas legendarias con la cruel lentitud de una furia, le indicó la línea del horizonte, hacia donde se oían lejanos clarines.
Maestro, orador, político, periodista, funcionario, legislador, carcelero. En su pueblo -San Sebastián- tierra de sol y ensueños formó el niño su corazón de bondad al rescoldo de un austero hogar criollo. Su padre, un recio tronco de la selva secular, viejo de barbas floridas, a quien el tiempo no pudiéndole vencer de un solo golpe fue derrumbándole como a las fo rra.lezas legendarias con la cruel lentitud de una furia, le indicó la línea del horizonte, hacia donde se oían lejanos clarines.

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía