Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Cangrejos ermitaños

Coenobita clypeatus- Los cobos o cangrejos ermitaños forman un grupo de mil cien especies con la peculiaridad de tener un abdomen blando, a diferencia de los demás cangrejos, que lo tienen cubierto por un exoesqueleto duro y rígido. El abdomen de los cobos es blandito porque está protegido por una concha de molusco. Y el abdomen no es solo blando, sino que también es curvo para agarrarse a la columna central de la concha. Cuando el cobo presiente peligro, el abdomen se contrae, el cuerpo se retrae y la palanca más grande guarda la entrada a la concha. Como esta defensa sólo funciona si todo el cuerpo cabe en el caracol, los cobos deben mudarse a conchas más grandes según crecen. Los que se alejan mucho de la costa tienen a veces que improvisar, cambiándose a un frasco o una lata de refresco.
Aunque este cobo es terrestre, sus antepasados son marinos y el desarrollo larval sucede en el mar. Durante una o más noches del mes de agosto las hembras se dirigen a la orilla del mar, sucediendo lo que se conoce como una corrida o cobada. Las migraciones más espectaculares del Caribe suceden en Mona. Las larvas se crían en el mar hasta alcanzar una etapa llamada megalopa que vive parte del tiempo en tierra. La etapa siguiente es completamente terrestre. Los cobos se alimentan de materia en descomposición y de excremento de otros animales. Pueden vivir muchos años y son buenas mascotas si se les trata gentilmente, nosea que con una de sus palancas te inflijan una dolorosa picada.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar