Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Carpintero de Puerto Rico

José A. Mari- Melanerpes portoricensis- El Carpintero de Puerto Rico -Puerto Rican Woodpecker- es autóctono o único de Puerto Rico. Es común y abundante en toda la isla. Mide hasta 10 pulgadas (el macho es más grande). Habita en bosques húmedos y secos, bosques secundar ios, cafetales bajo sombra, manglares y franjas de bosque cerca de áreas urbanas. Excava con el pico bajo la corteza de tallos y ramas para remover insectos con su lengua larga y pegajosa. También come frutas, moluscos, lombrices, arañas, escorpiones, lagartijos y coquíes.
Cuando se detiene sobre un tronco o rama vertical usa las plumas duras de su cola para descansar el peso contra el árbol. El macho golpea con su robusto pico muy rápido sobre un tronco o rama hueca para anunciar y delinear su territorio. De enero a abril, el macho excava una cavidad en un árbol, palma, o poste del tendido eléctrico, donde la hembra pone de 4 a 6 huevos blancos que ambos incuban.
Se distingue por las plumas dorsales negras, garganta y pecho rojos, vientre y flancos pardos, y frente de la cabeza y base del rabo blancos. El pico de la hembra es
más corto y su garganta y pecho tienen menos rojo.
Se observa en franjas de bosque y arboledas. Anida en postes del tendido eléctrico.

Foto: Gloria Archilla

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Parroquia San Agustín Puerta deTierra

Parroquia San Agustín

Johnny Torres Rivera- En 1886 se erigió una pequeña iglesia de madera en el costado que da al Atlántico, para servir a los que habitaban en Puerta de Tierra. La capilla medía unos treinta pies por sesenta. Junto a ella estaría el sacerdote que vendría de la parroquia matriz, San Francisco, a atender a sus

Leer Más >>