auspiciado por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Casia amarilla

José A. Mari- Senna siamea (Fabaceae). La casia amarilla es un árbol siempre verde mediano, de hasta 60 pies de altura, con tronco de 2 pies de diámetro. Se caracteriza por su corteza grisácea, lisa en árboles jóvenes y áspera en árboles maduros; sus hojas compuestas por hasta 22 hojuelas ovaladas; sus atractivas flores amarillas, de poco más de una pulgada de diámetro, agrupadas en ramilletes terminales erectos que son conspicuos desde lejos; y sus abundantes vainas largas, delgadas, achatadas, de color pardo cuando maduran. Florece y fructifica durante la mayor parte del año. Las vainas abren por ambos lados para liberar las semillas, que se dispersan con el viento y la escorrentía.
El árbol es nativo del sureste de Asia, desde Myanmar hasta Malasia. Se ha sembrado alrededor del mundo como ornamental, para producción de miel, como rompe vientos, para reforestación de terrenos degradados, y para sombra en plantaciones de café y de cacao. Se trajo a Puerto Rico alrededor de 1924. Crece rápido al sol, colonizando solares baldíos y orillas de carreteras, tanto en lugares húmedos con buen drenaje como en áreas secas, desde el nivel del mar hasta las montañas.
La albura es amarillenta, y se distingue fácilmente del duramen, que varía de pardo oscuro hasta casi negro, a menudo con cierta tonalidad amarillo-verdosa. La madera presenta en ciertos cortes franjas claras y oscuras que recuerdan las plumas de faisán, de lo cual deriva su nombre pheasant wood. La casia amarilla es medianamente pesada, tiene buen lustre y exhibe anillos de crecimiento, que son más o menos conspicuos dependiendo del lugar donde crece el árbol. Se usa para muebles, objetos torneados, instrumentos de cuerda y artesanías. En Hawái es una de las maderas favoritas para la construcción de ukuleles, un tipo de guitarra. En otros lugares se usa para postes, carpintería y leña. El aserrín puede causar ardor en la garganta.

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

auspiciado por

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Camelias

Florespedia- Nombre científico: Camellia Japonica. Nombre común: Camelia. Las camelias son plantas o

Publicacion Completa
Lionel Valentín Calderón 23 de octubre de 2020

Treinta y seis años después

Vamos como nos describe la Aldea Fran Iñigo Abad y Lasierra, a fines

Publicacion Completa
Andrés Méndez Liciaga 23 de octubre de 2020

Deja una respuesta

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía