Logo AEPR

Un espiritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el momento de la resurrección del pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro.

Bienvenidos a de AquíestaPR

  • Becerrillo

    Cayetano Coll y Toste- El servicio que han prestado en las guerras los animales al hombre ha sido singular: perros,…
  • Blas el Campanero

    Blas era el Campanero mayor de la Catedral de San Juan. Su familia no fue afortunada ni en lo económico…
  • Caja de Centinelas del Diablo

    Manuel Fernández Juncos -En el costado Norte del castillo de San Cristóbal, y formando parte de la roca sobre la…
  • Cara del Indio

    NEM- Hay en mi pueblo de Isabela innumerables leyendas, que en voz de gente, surcan el aire con excitante curiosidad…
  • Carabalí

    Cayetano Coll y Toste- Caminando de la ciudad de Arecibo hacia la de Utuado, en la isla de Puerto Rico,…
  • Coquí y la Diosa

    Había una vez una hermosa diosa que se enamoró de Coquí, el hijo del jefe cacique. Cuando él fue a…
  • El aceite de la Lámpara del Santísimo

    Cayetano Coll y Toste- En 1848 el vicario padre Domínguez había terminado felizmente la reconstrucción de la iglesia de San…
  • El Ahijado de la Muerte

    Había una vez una señora muy pobre, que no tenía a nadie a quien pedir un favor. Su único hijo…
  • El Aquelarre del Lourido

    El término «aquelarre» lo trajeron a Puerto Rico los españoles de las Provincias Vascongadas. Los Vascos se referían con esta…

Publicaciones que pueden interesarte

  • La Niña del Hospital

    Una noche, de esas que nadie quisiera recordar, llegó al viejo hospital de Comerío una señora enferma, acompañada de una…
  • Cara del Indio

    NEM- Hay en mi pueblo de Isabela innumerables leyendas, que en voz de gente, surcan el aire con excitante curiosidad…
  • El perro de piedra

    La leyenda del perro de piedra es una de las más dramáticas del folklore puertorriqueño. En se aprecia el verdadero…
  • El matador de tiburones

    Cayetano Coll y Toste -Ardía la Aguada en fiesta. Frente a la hermosa bahía estaban anclados los galeones que conducían…