Central Cortada, Santa Isabel
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Central Cortada, Santa Isabel

Comenzó en las tierras dadas al catalán Juan de Quintana a través de una cedula de gracia en el 1737. En el 1789 muere Juan de Quintana y las tierras ubicadas en el barrio Descalabrado de Santa Isabel, pasan por herencia a una nieta llamada Monserrate. Esta se casó con Juan Cortada Manzo (catalán).

La Hacienda Monserrate poseía un trapiche. En 1906, la Hacienda Monserrate se moderniza y se convierte en central. Se funda la “Santa Isabel Sugar Company” la cual contaba con los siguientes accionistas y directores, Cortada y Familia, J. C. Mc Cormick Hartman, Hugh Guillén, Isidro Abarca, Antonio Álvarez, Francisco Verges, George T. Parker, Leopoldo Cabassa, Antonio Alcaide y Rafael Fabián. Desde el año 1918 hasta su venta a la “Central Aguirre Sugar Company” su presidente lo fue Juan Cortada Tirado.
Estuvo cerrada de 1940 a 1944 por restricciones en la molienda como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial. En el año 1970 produjo 16,968 toneladas de azúcar. En el año de 1974 ceso operaciones.

Fecha de Fundación: 1906
Fecha de cierre: 1974
Fundador: Juan Cortada Manzo, (catalán, español)
Dueño: Juan Cortada y Familia (1901-1906); “Santa Isabel Sugar Company.” (1906-1923); “Aguirre Sugar Company”(1923-1970); Corporación Azucarera (1970-1974)
Capacidad de molienda: 1,200 toneladas.
Año de mayor producción: 1950 con 26,974 toneladas
Poseía: 3 locomotoras.
Ubicación: Santa Isabel
Colonias en: Santa Isabel, Sector Descalabrado.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, artista, escritor y Siervo del Señor.