Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Central Santa Bárbara, Jayuya

IEDU- Comenzó en el año 1851 como Hacienda Santa Bárbara propietario el Sr. Eusebio Pérez Castillo se dedicaba al cultivo del café. En el 1909 es adquirida por la Familia Ortiz y es la Sra. María Del Toro viuda de Ortiz la que establece la “Central Santa Bárbara” y la “Jayuya Development Co. Inc”.
Para 1935 tenía una capacidad de molienda de 250 toneladas diarias. No poseía línea férrea y la caña era traída por carretes de bueyes y camiones. La Santa Bárbara era una hacienda hibrida en donde también se sembraba café. Sin embargo, el huracán de San Felipe (1928) destruyo la mayoría de los cafetos. Para 1935 esta central producía 1,500 arrobas de café. Las 1,300 cuerdas de la central estaban sembradas de la mayor parte de café. Sin embargo, después de 1928 la Santa Bárbara dependió del cultivo de caña como monocultivo, por lo que incremento la tierra dedicada a este renglón.
La siembra se realizaba utilizando arados por lo difícil del terreno. El azúcar producido era vendido a la Refinería Mercedita y transportado en camiones. Debido a la poca capacidad de almacenaje, el azúcar era enviada en remesas a Ponce durante la zafra. La crisis azucarera de la década de los 1940, provocó su cierre. En el año 1948 fue vendida la maquinaria de la central a una empresa de Santo Domingo en donde se refundo con el nombre de Catarey en 1950.

Fecha de Fundación: 1910
Fecha de cierre: 1948
Fundadora: María Del Toro viuda de Ortiz.
Dueña: María Del Toro viuda de Ortiz, Jayuya Development Co. Inc
Capacidad de molienda: 375 toneladas.(1935)
Año de mayor producción: 1931 con 2,233 toneladas
Ubicación: Jayuya Abajo, Sector Santa Clara
Colonias en: Jayuya y Ponce.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Leave a Reply

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, artista, escritor y Siervo del Señor.