Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Centro Ceremonial Indígena Tibes

Tibes, uno de los poblados más antiguos de Puerto Rico. La labor de excavación, realizada por un equipo de arqueólogos, geólogos e historiadores, dió como resultado el descubrimiento de siete ba­teyes, dos plazas ceremoniales y una gran can­tidad de cemíes, amuletos, vasijas, burenes y cerámicas de épocas antiguas. El estudio de estos objetos llevó a la conclusión de que el Valle de Tibes fue ha­bitado por las culturas precolombinas igneri y pretaína.
En el Centro Ceremonial Indígena Tibes, se exhibe una de las 130 osamentas descubiertas, pertenecientes a la cultura igneri.
De la cultura pretaína se exhiben amuletos, cerámicas y objetos de piedra como aros, codos y cemíes. Los pretaínos utilizaban caracoles para la fabricación de utensilios de uso personal, como: hachas, cucharas, espátulas vomitivas, pulseras, cinceles y amuletos.
Las plazas ceremoniales y los bateyes fueron también obra de los pre-taínos. El Centro Ceremonial Indígena Tibes es uno de los poblados más antiguos de Puerto Rico; uno de los princi­pales centros ceremoniales en Las Antillas y un jardín botánico natural en el que aún se apre­cian numerosas plantas y árboles, cuya repro­ducción data del tiempo de nuestros ancestros indígenas; entre estos los árboles de húcar, co­rozo, guásima, corazón, guanábano y tachuelo.
Entre las facilidades disponi­bles en el Centro Ceremonial se encuentran: un museo, labo­ratorio, sala de exposiciones, sala de conferencias, servicio de guías turísticos, tienda de recordatorios y artesanías, re­corridos al área arqueológica y estacionamiento.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, artista, escritor y Siervo del Señor.