Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Comeñame -Loxigilla portoricensis

José A. Mari Mut -Carlos A. Delannoy Juliá- El Comeñame (Puerto Rican Bullfinch) es autóctono o único de Puerto Rico. Mide unas 7.5 pulgadas (el macho es un poco más grande). Habita principalmente en bosques húmedos y secos, en cafetales bajo sombra y en franjas de bosque cerca de áreas urbanas.
Se alimenta de una gran variedad de semillas y frutas, además de capullos de flores, insectos, arañas y moluscos. En ocasiones se cuelga de una ramita estirando su cuerpo para alcanzar las frutas. El macho es muy agresivo al inicio de la temporada de crianza y las disputas territoriales con otros machos son frecuentes. Anida mayormente de febrero a junio. El nido tiene forma de taza o domo, con una entrada grande por el lado.
La hembra pone generalmente tres huevos verdosos. Se distingue por el color negro con manchas anaranjadas en la cabeza, garganta, y debajo de la cola. Las patas son negras, al igual que el grueso pico cónico. Los dos sexos son similares. Los jóvenes son verde oscuro, con color rojizo o pardo oscuro en la cabeza, garganta y debajo de la cola.
En la universidad se observa en franjas de bosque y en la Finca Alzamora. Anida en fragmentos de bosque en la Finca Alzamora y detrás de los edificios de Administración de Empresas y Biología.
Foto: Lucas Limonta.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar