Coquí y la Diosa

También te puede interesar

Ceiba
Ceiba

La extensión territorial del municipio de Ceiba comprende aproximadamente 27

Había una vez una hermosa diosa que se enamoró de Coquí, el hijo del jefe cacique. Cuando él fue a pescar, ella se aseguró de que volviera con una buena captura y este la elogió como muestra de agradecimiento. Una noche ella acudió a él en forma de una joven taína sucumbiendose ambos al amor.

La diosa le dijo a Coquí, que regresaría durante en la noche después de que saliera la luna, pero a la noche siguiente llegó, y con ella vino el malvado Juracán. El cielo se oscureció y sus vientos aullaron y la diosa intentó proteger a su amante, pero Juracán lo arrancó y nunca lo volvió a ver.

Ella no podía vivir sin su amado Coquí, así que para dar al mundo fe de su eterno amor creó una diminuta rana como representación de su amado y a la cual llamaba: ¡Co-kee! ¡Co-kee! ordenándole que en las noches, en el silencio de la eternidad ofreciera su canto a los habitantes de la tierra borinqueña.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Email
WhatsApp