Cueva Sorbeto

Compártelo en tus Redes Sociales

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Descubrir Cueva Sorbeto es toda una aventura. Antes de entrar, recibes la orientación de seguridad así como el montaje del equipo a utilizar.
Una vez estas listo, empiezas la caminata hasta llegar a un río el cual atraviesas agarrado de una soga. Al otro lado se ubica la cueva (de no agarrarte de la soga corres el riesgo de que la corriente te lleve aguas abajo, ¡así que más vale sujetarla!). La entrada a la cueva es bien limitada en cuanto a luz, pero tus pupilas se van ajustando poco a poco al cambio y te permiten continuar con la travesía. En mi experiencia, el guía nos solicitó que nos sentáramos, pero no era una petición cualquiera sino que quería que nos sentáramos en un lodazal que tenía una profundidad de pie y medio. Por lo que, luego de varias negaciones, todos accedimos a sentarnos ya que, al fin de cuentas, él es el guía y nosotros los excursionistas. Sin embargo, al guía no tan sólo le bastó con esa petición. Luego de que consiguiera que todo el grupo lograra sentarse y acomodarse sobre el fango, nos pidió que apagáramos las luces de los cascos. Después de seguir las instrucciones, el guía hizo una bellísima reflexión que incluía la formación de las cuevas, su función, importancia, conservación y preservación, lo particular del lugar donde nos encontrábamos y lo que veríamos próximamente. Al concluir su reflexión, nos solicitó varios minutos de silencio para que apreciáramos el sonido del interior de la cueva. Pasados los minutos, el guía irrumpió el silencio y nos pidió que prendiéramos nuestras luces diciendo: ¡Bienvenidos a Cueva Sorbeto!
Esta cueva es considerada como una de las más hermosas en Puerto Rico por el tipo de estalactita en forma de sorbetos. Los espeleotemas son formaciones minerales producto de los procesos químicos y de las dinámicas físicas de la formación y el desarrollo natural de la cueva. Estas adornan las paredes y pisos. Por tal razón, su valor natural es inigualable. Al visitarla, asegúrate de no alterar sus ecosistemas y, mucho menos, escribirla. La cueva está localizada en el Municipio de Arecibo, en las margenes del Río Tanamá. Este tesoro natural fue clausurado desde el 1971 para protegerla de los vándalos que amenazaban con destruirla. «Tiene las concreciones de calcita más espectaculares en todo Puerto Rico. La inigualable belleza está adornada por raras formaciones excéntricas, miles de estalactitas en forma de sorbetos, rocas coladas y blancas columnas que parecen estar diseñadas para sostener el techo. Nadie esta autorizado a visitarla; está resguardada para el disfrute de tus nietos y los míos.
Esta majestuosa cueva, representa un reto para llegar a ella, ya que hay que cruzar por un rio y bien agarrado de una cuerda, ya que el rio tiene corriente, muchas personas que buscan aventura, disfrutan el camino hacia la Cueva Sorbetos.
Su nombre viene del tipo de estalactita en forma de sorbetos. Dentro de la cueva, hay espeleotemas que son formaciones minerales, provocados por el proceso de dinámicas físicas y químicas en el desarrollo natural de la cueva. Todo esto lo notarás en sus pisos y paredes de la cueva.

Por: Maylene Perez Robles

NOTA: Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, Administrador del Portal. Hasta donde nos es posible damos crédito a los autores de los artículos cuando se nos proveen. Si encuentras algún error no vaciles en publicar las correcciones como comentarios o puedes comunicarte con nosotros enviando las pruebas y evidencias de lo que afirmas y haremos las correcciones necesarias de inmedito.

mood_bad
  • Sin comentarios aún.
  • Añadir comentario

    También te puede interesar

    Playero Coleador

    Playero Coleador

    Actitis macularius- El Playero Coleador (Spotted Sandpiper) nos visita de agosto a abril. Es uno de los playeros más comunes durante el invierno. Anida en Norteamérica, desde Alaska hasta el área central de los Estados Unidos.

    Artículo Completo »
    El farol mágico

    El farol mágico

    Benjamín Negrón Rodríguez– Cuentan los vecinos del barrio Maricao de Vega Alta, que hace muchos años aparecía en aquel barrio, en una finca adentrada en

    Artículo Completo »