Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Cundeamor

Momordica charantia (Cucurbitaceae) El cundeamor es nativo de zonas tropicales y subtropicales de África y Asia pero se ha propagado en climas similares a través del Nuevo Mundo. Momordica significa morder, pero no está claro a qué se refiere, mientras que charantia es un nombre antiguo para la especie. La planta es una enredadera de tallo delgado que alcanza 25 pies de longitud y crece comúnmente en lugares parcialmente soleados a lo largo de caminos, sobre verja s, en matorrales y en solares baldíos. Las hojas son lobuladas, como en el pepinillo y otras cucurbitáceas. La misma planta produce flores masculinas y femeninas, que solo abren por la mañana y miden como pulgada y cuarto de ancho. Las frutas miden hasta 2 pulgadas de largo y cuando maduran se abren en tres partes desde el ápice hacia la base, exponiendo las llamativas semillas rojas que las aves comen y dispersan. El poco tejido que rodea a las semillas tiene un sabor que recuerda el melón de agua y ha sido tradicionalmente consumido como un dulce por los niños del campo.
Otras variedades de cundeamor producen frutas de hasta dos pies de largo que en otros países se venden con los nombres de bitter melon, bitter gourd o bitter squash. Estas variedades son más populares en Asia, donde se comen verdes o pintonas, completas o cortadas en rebanadas como los pepinillos, o rellenas de carne. En su estado verde la fruta es amarga. El cundeamor florece y fructifica durante todo el año.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Guanina

Cayetano Coll y Toste- Caía la tarde envuelta en radiantes arreboles. Don Cristóbal de Sotomayor, sentado en

Leer Más >>
Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, artista, escritor y Siervo del Señor.