Logo AEPR
Un espiritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el momento de la resurrección del pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello.
Desecheo

Desecheo

En días brumosos se aleja hasta perderse en el mar y en días claros se acerca hasta que puede verse claramente su costa. Los indios conocían a Desecheo como Sikeo -tierra alta- y la visitaban ocasionalmente pero no vivieron en ella debido a que no tiene una fuente de agua potable.

Los españoles, quienes la llamaron Zacheo y más tarde Desecheo, tampoco la poblaron. Sus primeros residentes iban a ser los torreros de un faro que no se construyó. La marina de los Estados Unidos la usó como campo de tiro y la Fuerza Aérea la empleó para adiestramientos de supervivencia. En el 1976, la isla pasó al Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unicos, y en el 1983 fue designada Refugio de Vida Silvestre.

Desecheo contiene una mezcla de especies autóctonas, nativas y exóticas. En el último grupo están las ratas, las cabras y los monos rhesus. Los últimos fueron introducidos como parte de un desafortunado experimento de adaptación… se adaptaron tan bien que acabaron con todas las aves marinas que allí anidaban. Desecheo no tiene agua, no puede visitarse, no puede cultivarse. Pertenece a todos y a nadie.

FOTO: JP Zegarra

Compartelo en tus redes sociales favoritas

Déjanos saber tu opinión

Otras Publicaciones que pueden interesarte...

  • Reconoce tus Faltas

    Un hombre que tenía un grave problema de miopía se consideraba un experto en evaluación de arte. Un día visitó…
  • Segundo Ruiz Belvis y los caminos de Lares

    ¿Cómo interpretaba el orden hispano-católico a un masón radical como Segundo Ruiz Belvis o Ramón E. Betances Alacán? La imagen…
  • Ponce 1

    Esta casilla se encuentra en la Carretera 123, kilómetro 8.7 (antes Carr. 6, km. 2.9), cerca de la planta de…
  • El Coquí y la Fauna

    Son varias las leyendas que cual telaraña tejídose han alrededor de este encantador y autóctono símbolo de la puertorriqueñidad. Cierto…