Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Desecheo

En días brumosos se aleja hasta perderse en el mar y en días claros se acerca hasta que puede verse claramente su costa. Los indios conocían a Desecheo como Sikeo -tierra alta- y la visitaban ocasionalmente pero no vivieron en ella debido a que no tiene una fuente de agua potable.
Los españoles, quienes la llamaron Zacheo y más tarde Desecheo, tampoco la poblaron. Sus primeros residentes iban a ser los torreros de un faro que no se construyó. La marina de los Estados Unidos la usó como campo de tiro y la Fuerza Aérea la empleó para adiestramientos de supervivencia. En el 1976, la isla pasó al Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unicos, y en el 1983 fue designada Refugio de Vida Silvestre.
Desecheo contiene una mezcla de especies autóctonas, nativas y exóticas. En el último grupo están las ratas, las cabras y los monos rhesus. Los últimos fueron introducidos como parte de un desafortunado experimento de adaptación… se adaptaron tan bien que acabaron con todas las aves marinas que allí anidaban. Desecheo no tiene agua, no puede visitarse, no puede cultivarse. Pertenece a todos y a nadie.
FOTO: JP Zegarra

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Guanina

Cayetano Coll y Toste- Caía la tarde envuelta en radiantes arreboles. Don Cristóbal de Sotomayor, sentado en

Leer Más >>