Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

El Aquelarre del Lourido

El término «aquelarre» lo trajeron a Puerto Rico los españoles de las Provincias Vascongadas.Los Vascos se referían con esta palabra a una reunión de brujas y brujos presidida por el demonio. Cuentan algunos ancianos que en el sector «El Lourido» se efectuaba in «Aquelarre de Gatos». Este sector se encuentra entre los barrios «Aguacate» y «El Perol» del pueblo de Florida.
Es un lugar muy retirado,muy solitario y de espeso bosque. En ese lugar se reunían con frecuencia los gatos de Florida. Desde el atardecer podía observarse el desfile de gatos para comenzar el «aquelarre». Allí realizaban una asamblea donde decidían ,qué parte del territorio florideño le tocaría a cada uno. Sus problemas se resolvían con fieros y sangrientos combates.
Después de la asamblea ….,a las doce de la noche,cientos de gatos comenzaban a maullar en tono triste . El estruendoso eco de los maullidos……. ,la intensa obscuridad…… y la neblina hacían temblar al más valeroso. De ahí en adelante el espectáculo era macabro: brujas, brujos, fantasmas, las ánimas en pena y hasta Lucifer se daban cita en el Lourido.
Los que vieron y escucharon lo que allí pasaba no se atrevieron a volver al lugar.No sabemos si todavía se celebra el «aquelarre». Nadie visita El Lourido al obscurecer.
¿Tú que piensas ? ¿Irías solo a el Lourido de noche?
Esta es una leyenda del pueblo de Florida. Ve a nuestro directorio principal y visita a Florida.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Leave a Reply

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, artista, escritor y Siervo del Señor.