Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

El cadáver de la ambulancia

Una vez, un muchacho, solicitó trabajar como conductor de una ambulancia que pertenecía a una funeraria de una ciudad ubicada al occidente de la Isla. En fín, le dieron el trabajo y en una oportunidad lo mandaron a San Juan a traer un cadáver.
El muchacho llegó a la capital y efectivamente recogió el cadáver que debía ser trasladado a su lugar de origen; pero resulta que en ningún momento se preocupó por mirar el cadáver y además, debía viajar solo, no tenía un acompañante para el viaje. Llegó el momento de partir y al llegar aproximadamente a la mitad de la autopista que conduce hacia el occidente del país, siendo ahí un lugar despoblado, caramba, a la ambulancia se le vació una goma, el chofer se baja con sus herramientas para cambiar el neumático; de repente, siente que le tocan la espalda, al voltear, mira a un señor que le ofrece ayuda y entre los dos cambian la llanta. El conductor de la ambulancia le agradece por su ayuda y le da la mano, la cual estaba muy fría.
Al llegar a la casa donde bastantes personas estaban esperando el cadáver, el ataud fué colocado dentro de una habitación y al destaparlo, el pobre chofer de la ambulancia se puso pálido y cayó desmayado, la gente no se explicaba lo que pasaba. Aquel muchacho se repuso del susto y más rápido que ligero renunció a su trabajo, porque resulta que la persona que lo ayudó a cambiar la goma de la ambulancia, era exactamente el cadáver que se encontraba dentro del ataud que él trasladó.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Guanina

Cayetano Coll y Toste- Caía la tarde envuelta en radiantes arreboles. Don Cristóbal de Sotomayor, sentado en

Leer Más >>
Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, artista, escritor y Siervo del Señor.