Logo AEPR
Un espiritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el momento de la resurrección del pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello.
El ciego y la rosa
El ciego y la rosa

El ciego y la rosa

Un ciego caminaba lentamente por un camino. Al serle desconocido , cada paso que daba lo tanteaba bien con su viejo bastón.

De pronto sintió un agradable olor a rosas . Siguió adelante , con cuidado hasta tocar con el bastón el rosal. Con cuidado para no pincharse cortó una ramita del rosal, la acercó a su rostro y , olfateándola , se recreo con su perfume.

El ciego preguntó a la ramita: ¿eres tú la Rosa? La ramita le contestó complacida y sincera : «no soy la rosa, pero estaba junto a la rosa y por eso huelo.»

Moraleja:

_ Quien está junto a la rosa, huele a rosa

_Quien esta junto a la basura, huele a basura.

_Quien tiene malos amigos, termina siendo malo.

_Quien tiene buenos amigos, cada día es mejor.

«Jesús oye nuestro corazón, aunque no pronunciemos palabras»

Compartelo en tus redes sociales favoritas

Déjanos saber tu Opinión

Otras Publicaciones que pueden interesarte...