El espejo que embellece
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

El espejo que embellece

El horrible ogro que todos odiaban compró en la tienda un espejo de su propio tamaño. Lo colocó en uno de los muros de su palacio. Podía verse en él de cuerpo entero.

El vendedor le había asegurado algo que terminó por convencerlo. Este espejo lo embellecerá, mi excelentísimo señor, se verá usted en él como siempre quiso verse.

Pasaba horas el ogro frente al espejo comprobando sus bondades. Era cierta la promesa del tendero, podía verse allí como siempre había soñado ser.

Cambió el ogro su mirada sobre sí mismo, y consiguió que todos lo vieran distinto, a pesar de que su cuerpo no se había transformado. Ya no era tan horrible para los demás, porque había comenzado a embellecerse para él. Ya no era odiado por todos, porque había aprendido a quererse en el espejo.

Moraleja: Descúbrete a ti mismo con amor, para que los demás comiencen a quererte.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, artista, escritor y Siervo del Señor.