EL Faro de Cabo Rojo

auspiciado por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

EL Faro de Cabo Rojo

Dr. José A. Mari MuttEl faro de Cabo Rojo, o de los Morrillos de Cabo Rojo, entró en servicio el 20 de agosto de 1882. Sus primeros torreros fueron José Pérez Barrios y Eugenio Fiol. Fue diseñado por Enrique Gadea y construido por el gobierno mismo en el cabo o morrillo occidental que forma la punta suroeste de la Isla. El proyecto fue difícil debido a lo apartado del lugar y tardó cinco años en completarse, por su ejecutoria el Ing. Gadea recibió la Cruz de Caballero del Rey Carlos III. El edificio mide 90 pies de largo por 38 pies de ancho.

Se pintó de gris con detalles blancos y ventanas verdes, los mismos colores que tiene hoy. La torre hexagonal de 41 pies de altura conecta a la fachada posterior o sur del edificio, un cuarto debajo de la torre sirvió de almacén para el combustible de la lámpara. La escalera de la torre carece de columna central, por lo que al igual que en el faro de Fajardo, las pesas que rotaban el lente descendían por un conducto empotrado en la pared de la torre; las dos poleas que guiaban el cable de las pesas aún están en la torre. El lente de tercer orden proyectaba su luz a dieciocho millas de distancia, la luz actual es producida por una lámpara eléctrica diseñada originalmente para uso en aeropuertos. En el 1959 se redistribuyeron los espacios del edificio, se construyó un vestíbulo en la entrada y se añadió una puerta posterior, pero el techo de ladrillos se mantuvo intacto. En el 1960 se sustituyó el mecanismo de reloj por un motor eléctrico. El faro fue automatizado y clausurado en el 1967 pero el lente original se utilizó hasta por lo menos el 1978. El Municipio de Cabo Rojo administra el edificio.

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

auspiciado por

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

El operador del puente

Un puente que atravesaba un gran río. Durante la mayor parte del día,

Publicacion Completa
Lionel Valentín Calderón 24 de octubre de 2020

Irely Martínez

Irely nació en Añasco, Puerto Rico en el año 1959. Desde niña expresó

Publicacion Completa
Lionel Valentín Calderón 24 de octubre de 2020

Deja una respuesta

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía