Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

El florero

El maestro y el guardián dividían la administración de un monasterio. Cierto día, el guardián murió y fue preciso substituirlo. El maestro reunió a todos los discípulos para escoger quien tendría la honra de trabajar directamente a su lado.

— Voy a presentarles un problema – dice el maestro- y aquel que lo resuelva primero, Serra el nuevo guardián del templo.

Terminado su corto discurso, coloco un banquito en el centro de la sala. Encima estaba un florero de porcelana carísimo, con una hermosa rosa roja que lo decoraba.

— Este es el problema dice el maestro.

Los discípulos contemplaban perplejos, por lo que veían: los diseños sofisticados y raros de la porcelana, la frescura y la elegancia de la flor, su belleza y olor, ¿que representaba aquello? ¿que hacer? ¿cual seria el enigma?. Después de algunos minutos, uno de los discípulos se levanto, miro al maestro, miro a los alumnos y camino resolutamente hasta el florero y lo tiro al suelo destruyéndolo.

— Usted es el nuevo guardián – dijo el maestro.

Al volver el alumno a su lugar, el maestro explico:

— Yo fui bien claro, dije que ustedes estaban delante de un problema y «un problema es un problema» aun si es un florero de porcelana muy caro, un lindo amor que ya no tiene sentido, un camino que precisa ser abandonado, mas que insistimos en recorrerlo porque nos trae confort. No importa cuan bello y fascinante sea un problema tiene que ser eliminado. Solo existe una manera de lidiar con un problema: Atacándolo de frente. En esas horas, no se puede tener piedad, ni ser tentado por el lado fascinante que cualquier conflicto acarrea consigo.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Maricao

Maricao

Al comienzo de la década de 1870 varios vecinos de la zona decidieron solicitar a la Diputación Provincial la segregación de Maricao y sus barrios del pueblo de San Germán. Dicha petición fue aceptada y en 1874, el pueblo fue fundado y oficializado. Tres años más tarde se constituyó en Ayuntamiento. El auge del pueblo fue tal que, para inicios de la década de 1880, ya contaba con una población …

Leer Más >>
El Morro

El Morro

Joshua Wood– Construido por Juan de Tejada y Juan Bautista Antonelli. El Castillo San Felipe del Morro,​

Leer Más >>
Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, artista, escritor y Siervo del Señor.
La Ponderosa Aguadilla

La Ponderosa

CEPR- Cuando estés por el área oeste, tienes que visitar las Ruinas de Aguadilla, también conocidas como el El faro de Punta Borinquen. Estas ruinas

Leer Más >>