El Gabinete Autonómico

auspiciado por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

El Gabinete Autonómico

Antonio Quiñones Calderón- De cara a la selección del Gabinete Autonómico, se lanza la idea desde Madrid, y otros la secundan en la Isla, de la fusión de los partidos Liberal y Autonomista Ortodoxo, por lo menos para los efectos de que el gobernador pueda incluir en el Gabinete a simpatizantes de ambas colectividades. Obviamente, lo que desea el gobierno español es contar con el respaldo de ambos partidos en su implantación del nuevo régimen. Comienzan las gestiones sobre el particular. Los liberales proponen que el nuevo partido lleve el nombre de Unión Liberal Autonomista; los autonomistas piden que sea su nombre, Unión Autonomista Liberal. En medio de las divergencias entre los líderes de ambos movimientos – quienes, sin embargo, están de acuerdo con la fusión –, el gobernador Manuel Macías designa, el 10 de febrero de 1898, a los miembros del Gabinete, y lo hace como si ya se hubiera dado la fusión entre los dos partidos. Queda integrado el gabinete por: Muñoz Rivera (liberal), secretario de Gracia, Justicia y Gobernación; Juan Hernández López (liberal), secretario de Obras Públicas y Comunicaciones; José Severo Quiñones (liberal), secretario de Agricultura, Industria y Comercio; Francisco Mariano Quiñones (autonomista ortodoxo), presidente; Rossy (autonomista ortodoxo), secretario de Instrucción Pública, y Fernández Juncos (autonomista ortodoxo), secretario de Hacienda. Barbosa (autonomista ortodoxo) y José de Diego (liberal), son designados subsecretarios del gabinete, el primero de Instrucción Pública, y el segundo, de Gracia, Justicia y Gobernación. Dos semanas más tarde, se hace realidad la fusión, bajo el nombre de Unión Autonomista Liberal.

Según algunas de sus bases fundamentales, en el partido se refunden las dos agrupaciones que existen en Puerto Rico con los nombres de Liberal y Autonomista; se adopta como programa la ley fundamental del régimen autonomista de 25 de noviembre de 1897, «aplicada con el criterio más expansivo y liberal», y en lo que se refiere a los procedimientos, «se ajusta a las fórmulas de la Constitución de mil ochocientos ochenta y siete, votada en la Asamblea de Ponce, armonizadas con las presentes bases». Los fines de la Unión serán «absolutamente locales y circunscritos a la política colonial, pudiendo, no obstante, sus afiliados mantener sus ideas y sus compromisos en lo que se refiere a la política nacional».

La dirección central de la Unión queda compuesta por, entre otros, Muñoz Rivera, Manuel Román Rivera, Hernández López, De Diego, José Severo Quiñones y Salvador Carbonell (liberales), y Barbosa, Fernández Juncos, Rossy, Luis Sánchez Morales, y Fidel Guillermety (autonomistas ortodoxos).

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

auspiciado por

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Camino de la Aldea

Sabido es, que a principios de la colonización, la isla estuvo dividida por

Publicacion Completa
Andrés Méndez Liciaga 20 de octubre de 2020

Caguas Puerto Rico

EDPR- La afamada “ciudad criolla” o “corazón de Boriquén” ubica en el extremo

Publicacion Completa
Lionel Valentín Calderón 20 de octubre de 2020

Deja una respuesta

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía