Logo AEPR
  • The Golden Stars

    Laura E. Castro Cardona- " La década del 60 marca una época de efervescencia musical para el Pepino, en especial…
  • Barranquitas Puerto Rico

    EDPR- Este municipio está situado en la región central de Puerto Rico y abarca 86.7 kilómetros cuadrados (33.5 millas2). Su…
  • Ceiba

    Dr. José A. Mari Mutt– El faro de Ceiba entró en servicio en el año 1908. Fue diseñado siguiendo el…
El Mejor Regalo es el Amor

El mejor regalo

Un muchacho pobre, de alrededor de doce años de edad, vestido y calzado de forma humilde, entró en una tienda, eligió un jabón común y le pidió al propietario que se lo envolviera para regalo.”Es para mi madre”, dijo con orgullo. El dueño de la tienda se conmovió ante la sencillez de aquel regalo.

Miró con piedad a su joven cliente y, sintiendo una gran compasión, tuvo ganas de ayudarlo.Pensó que podría envolver, junto con el jabón tan sencillo, algún artículo más significativo.

Sin embargo, estaba indeciso: miraba al muchacho, miraba los artículos que tenía en su tienda, pero no se decidía. ¿Debía hacerlo o no?.El corazón decía que sí, pero la mente le decía no.

El muchacho, notando la indecisión del hombre, pensó que estuviera dudando de su capacidad de pagar. Llevó la mano al bolsillo, retiró las moneditas que tenía y las puso en el mostrador.

Continuaba el conflicto mental. ya había concluido que, si el muchacho pudiera, le compraría algo mucho mejor a su madre.Recordó a su propia madre.

Había sido pobre y muchas veces, en su infancia y adolescencia, también había deseado regalarle algo a su madre. Cuando consiguió empleo, ella ya había partido para el mundo espiritual.

El muchacho, con aquel gesto, estaba tocando lo más profundo de sus sentimientos. Del otro lado del mostrador, el chico empezó a ponerse ansioso.

En el campo de la emoción, dos sentimientos se entrecruzaban: la compasión del hombre, la desconfianza por parte del muchacho.

Impaciente, le preguntó: “¿señor, falta algo?” – “No”, contestó el propietario de la tienda. “Es que de repente recordé a mi madre.

Ella se murió cuando yo todavía era muy joven. Siempre quise darle un regalo, pero, desempleado, nunca logré comprar nada.

“Con la espontaneidad de sus doce años, el muchacho le preguntó: -“¿Ni un jabón?”

El hombre se calló. Envolvió el sencillo jabón con el mejor papel que tenía en la tienda, le puso una hermosa cinta de colores y se despidió del cliente sin hacer ningún comentario más.

A solas, se puso a pensar. ¿Cómo nunca se le había ocurrido darle algo pequeño y sencillo a su madre? Siempre había pensado que un regalo tenía que ser algo significativo, tanto que, minutos antes, sintiera piedad de la humilde compra y había pensado en mejorar el regalo adquirido. Conmovido, entendió que ese día había recibido una gran lección. Junto al jabón del muchachito, lo acompañaba algo mucho más importante y grandioso, el mejor de todos los obsequios: Su Amor.

Leave the first comment

Otras Publicaciones que pueden interesarte...

  • Las casillas de Camineros

    Los camineros vivieron en casas ubicadas aproximadamente cada seis kilómetros a lo largo de la carretera. Todas las casillas construidas…
  • Clematis

    Florespedia- Nombre científico: Clematis Flammula. Nombre común: Clematis o Clemátide. La planta conocida con el nombre de clematis o clemátide…
  • Carta a Irma -1939: Nacionalismo, stalinismo y autoritarismo

    Mario R. Cancel Sepúlveda -Partido Nacionalista de Puerto Rico. Documentos. Carta de José Monserrate Toro Nazario a Irma Solá, 31…
  • Cementerio de Cayey

    José A. Mari- Este cementerio, obra del arquitecto Tulio Larrinaga, se construyó hacia 1883 y figura en un mapa de…