auspiciado por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

El Palacete Los Moreau

Desde la carretera número 2, entre Aguadilla e Isabela, el viajante observador verá a lo lejos un breve espejismo… una gran casa amarilla de dos pisos con torres puntiagudas anclada en medio de un llano. Es una casa llena de historia. Nuestra reseña comienza a mediados del siglo 19, cuando la gran hacienda ubicada en terrenos de Aguadilla, Isabela y Moca pertenecía a tres hermanos vascos de apellido Pengeot. Llamada Iruena, la finca dedicada mayormente al cultivo de café llegó a ocupar 1300 cuerdas y tuvo suficientes esclavos como para formar una pequeña aldea conocida como la Pequeña Guinea. A la muerte de Juan, el mayor de los Pengeot, la hacienda y su gran casa de madera fueron adquiridas por Juan Labbadie y su esposa Cornelia Pengeot, hija probablemente de Juan o de uno de sus hermanos.

Don Juan Labbadie vivió en la casa hasta su muerte en 1893. Cornelia decidió entonces sustituir la inmensa casona de madera por una más pequeña de mampostería, cuyo diseño encargó al ingeniero Paul Serjavean, quien se inspiró en las grandes casas de campo (chateux) de la campiña francesa. La casa se construyó en 1905 pero no de mampostería, sino de concreto, material que se popularizaba en la isla a comienzos del siglo 20. Sus gruesas paredes y otros detalles son testigos de la transición en los métodos de construcción. Sobre la puerta central del segundo piso se colocaron las iniciales (CP) entrelazadas de su dueña. Durante las primeras décadas del siglo pasado la hacienda se convirtió en colonia cañera de la Central Coloso y, cuando colapsó la industria de la caña, colapsó igualmente la hacienda. La elegante casa fue abandonada y se deterioró hasta que un fuego en 1993 la devolvió a su esqueleto de hormigón. En ese año fue adquirida por el Municipio de Moca y en 1999 resucitó como el bello Palacete de Los Moreau.

Los Moreau habitaron la casa durante las primeras décadas del siglo pasado, cuando la hacienda se llamaba Palmares, aunque solamente en la imaginación de don Enrique Laguerre. Su novela más famosa, La Llamarada, tiene lugar parcialmente en esta casa y allí se relatan aspectos de la vida de los Labbadie. Al este del actual Palacete de Los Moreau, en una caja rectangular de cemento cubierta por una tarja sencilla, descansan las cenizas de don Enrique… en la Hacienda Palmares, Hacienda Iruena, al lado de la Casa Labaddie, Casa Moreau.

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

auspiciado por

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Ciales

EDPR- Este pueblo está ubicado en la parte norte de la Cordillera Central.

Publicacion Completa
Lionel Valentín Calderón 28 de octubre de 2020

Historia de dos ciudades

Un viajero que se aproximaba a una gran ciudad le preguntó a una

Publicacion Completa
Lionel Valentín Calderón 28 de octubre de 2020

Deja una respuesta

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía