Eugenio María de Hostos

Compártelo en tus Redes Sociales

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ciudadano de América. 1839-1903. Patriota, educador, sociólogo, filósofo, ensayista y novelista. Nació en el barrio Río Cañas, municipio de Mayagüez, Puerto Rico, el 11 de enero de 1839.
Sus primeros estudios los realizó en Mayagüez, después pasó a España (Bilbao) donde cursó su bachillerato. Por voluntad de su padre se trasladó a Madrid con el propósito de estudiar leyes, pero su ideal político de independencia para Puerto Rico y la lucha constante a través de artículos de prensa y conferencias en el Ateneo de Madrid le impidieron continuar su carrera. En tierra española se unió a los núcleos políticos de tendencias liberales.
De España se traslada a Nueva York y durante dos años laboró junto a los cubanos que luchaban por la independencia de su país. Más tarde inició un recorrido por Hispanoamérica (1871) abogando por la causa cubana. Dondequiera que fue se hizo sentir como hombre íntegro y consagrado al servicio de su prójimo.
En Perú levantó su voz contra la explotación de que eran víctimas los numerosos trabajadores chinos emigrados a aquel país.
En Chile fue el primero en abogar por la instrucción científica de la mujer; perteneció a la Academia de Bellas Letras de Santiago de Chile y publicó varios escritos para esa fecha; entre ellos: una reseña histórica de Puerto Rico, un juicio crítico sobre la obra Hamlet, del dramaturgo inglés William Shakespeare (considerado como el mejor juicio crítico sobre esta obra que se haya escrito en español), y una biografía crítica del poeta cubano Plácido.
En Argentina laboró por la construcción de la primera vía ferroviaria que cruzaría la cordillera de los Andes, y lográndose tal empresa, el primer ferrocarril que cruzó la Cordillera llevó el nombre de Eugenio María de Hostos.
Pasó a Santo Domingo donde en 1879 fijó su residencia. Allí fundó en 1880 la primera escuela normal de pedagogía para la preparación de maestros. Por espacio de nueve años desarrolló en este país una intensa labor de educación. Después de la invasión norteamericana en 1898, volvió a su tierra natal. Quiso despertar el espíritu de sus compatriotas para que reclamaran en aquel momento sus derechos, fundó la Liga de Patriotas Puertorriqueños y llegó a formar parte de la primera comisión que fue a Washington para hacer valer los derechos de Puerto Rico ante las autoridades norteamericanas. Sin embargo, todas las gestiones fracasaron ante la firme decisión del gobierno norteamericano de retener a la isla como colonia y la falta de respaldo de sus compatriotas. Podría afirmarse que aunque Hostos publicó con mucho éxito tratados, ensayos, dos novelas y numerosos artículos periodísticos, su mejor obra fue su extraordinaria vida limpia, justa, humanitaria y patriótica, que lo ha colocado muy alto entre los grandes hombres de esta América. Eugenio María de Hostos murió en 1903 en Santo Domingo, lugar donde aún reposan sus restos.

NOTA: Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, Administrador del Portal. Hasta donde nos es posible damos crédito a los autores de los artículos cuando se nos proveen. Si encuentras algún error no vaciles en publicar las correcciones como comentarios o puedes comunicarte con nosotros enviando las pruebas y evidencias de lo que afirmas y haremos las correcciones necesarias de inmedito.

mood_bad
  • Sin comentarios aún.
  • Añadir comentario

    También te puede interesar

    El farol mágico

    El farol mágico

    Benjamín Negrón Rodríguez– Cuentan los vecinos del barrio Maricao de Vega Alta, que hace muchos años aparecía en aquel barrio, en una finca adentrada en

    Artículo Completo »