Plaza de Recreo de Añasco
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Falsedades sobre la Plaza de Recreo de Añasco

Antes de julio de 1983 era de orgullo para los añasqueños propagar que nuestra Plaza era la más grande de Puerto Rico. En ese mes, visité la plaza de Guayama. La medí e hice un plano a escala. La de Añasco era más pequeña. Para el Anuario… de ese año, sometí el plano al Co-mité, dirigido por Goche Baigés Chapel. Como la plaza era más grande, no lo publicaron. Entonces la plaza de Guayama era más grande, y la de Añasco la segunda.

Para este libro, en noviembre y diciembre del 2013, visité los pueblos cuyas plazas eran gran-des. Obtuve los planos de 8 alcaldías, y las medí todas. Añasco ya no cualifica para las más grandes. En sus categorías, considero las 3 plazas más grandes de Puerto Rico.

La plaza de Manatí es la única que tiene una estructura, que era una plaza de Mercado. Hoy es un centro de Bellas Artes. La de Ponce, ade-más de la iglesia, tiene el Parque de Bombas.

De las plazas con iglesias, u estructura, la de Añasco es la número 16. Excluyendo las igle-sias u otra estructura, es la número 11.

OBSERVACIONES

Si hubiere diferencias en las medidas, ellas no afectarán el orden de las plazas. La de Añasco en el informe del alcalde Jiménez del año 1854, con la iglesia, tenía 121,544 pies cuadrados. El alcalde da las medidas en varas castellanas y 1 vara es igual a 2.7425 pies.

Para enero del 2015, la plaza, desde la calle 18 de octubre -Ibáñez-, hasta la calle Dr. Montalvo -calle Ángeles-, de no haberla dividido, sus medidas serían 134,564 pies cuadrados.

De eliminarse la calle frente a la iglesia, y extender la plaza hasta la acera de la iglesia y a ambos lados de ella, la plaza de Añasco sería la tercera plaza más grande de Puerto Rico con 134,546 pies cuadrados.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar