Falsedades sobre La Plaza del Desafío
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Falsedades sobre La Plaza del Desafío

En el libro Añasco: Notas para su Historia, el Dr. Carlos Arrillaga dice…: “Añasco sobrevivió por la heroicidad de Don Luis de Añasco, quien según la conseja se batió en la Plaza del Desafío y venció a los ingleses, franceses y holandeses en duelos a espada”

Clarificación: El autor no presentó la evidencia. Si conocía la definición de conseja, no debió escribirla, pues conseja significa: “cuento, fábula, y patraña”, o sea: “mentira o noticia de pura invención”. ¿Es posible que 253 años después, Luis de Añasco estuviese en la placita Del Combate? Finalmente, el pueblo de Añasco, nunca fue invadido por los europeos.

Plaza del Desafío

Cumpliendo con una solicitud del gobernador Fernando de Norzagaray Escudero, el alcalde don Francisco Jiménez le rindió un informe en enero de 1854. En una de las secciones expone que hay una segunda plaza, “denominada Del Desafío… extensión treinta y dos varas de Este a Oeste y treinta y siete de Norte a Sud ”, siendo de forma rectangular. De Norte a Sur – 101’ 47» x 87’ 76» de Este a Oeste da 8,905’ cuadrados.

En el informe de Fidel Gatell, del 20 de octubre de 1847, o sea, 7 años antes, no informa sobre la plaza Del Desafío. ¿La construirían entre los años de 1847 al 1854?.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

mood_bad
  • No comments yet.
  • Add a comment

    No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

    Patrocinadores de Oro

    Publicaciones que también te pueden interesar