Faro de Caja de Muertos
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Caja de Muertos

Dr. José A. Mari Mutt El faro de Caja de Muertos entró en servicio el 15 de agosto de 1887. Sus primeros torreros fueron Severo del Olmo y César Prieto. Fue diseñado por Manuel Maese y construido por la el gobierno mismo en la cúspide de esta isla situada a ocho millas de Ponce y cuya apariencia recuerda un viejo ataúd. El edificio mide 81 pies de largo por 51 pies de ancho y tiene una forma de H única entre los faros locales, con la torre de 41 pies de altura ubicada en el centro. Detrás de la torre estuvo el almacén de combustible, que ventilaba por una persiana redonda.

El edificio se pintó de azul pálido con detalles blancos y zócalo negro. El lente de tercer orden, que proyectaba su luz a dieciocho millas de distancia, fue sustituido el el 1945 por un lente fijo que se exhibe en el pequeño museo de la Guardia Costera en San Juan. Hoy la luz es producida por una lámpara plástica alimentada por celdas solares. El faro fue automatizado y sus ventanas fueron tapiadas en el 1968 sin que se hubiese alterado significativamente la estructura. La balaustrada de la torre no es original. Aunque la ubicación remota lo ha protegido del vandalismo que han sufrido otros faros, su deterioro debido al abandono es evidente. El techo, por ejemplo, tiene un hueco grande por donde penetra agua de lluvia, la alta humedad en el interior seguramente ha deteriorado las vigas del techo y otros elementos de la estructura.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Crisantemos

Crisantemos

FLORESPEDIA- Nombre científico: Chrysanthemum x morifolium. Nombre común: Crisantemos. Los crisantemos forman parte de la familia de

Leer Más >>