auspiciado por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Fracasa la plantación del Cedro hembra

Frank H. Wadsworth- La agricultura había desgastado los terrenos. No se sabía si las especies sembradas prosperarían. Se encontró que muchas especies nativas no aceptaban los terrenos gastados por la agricultura. Así fracasaron muchas plantaciones de cedro hembra, no sólo en Puerto Rico sino a través del Caribe. El bosque de Maricao tiene una calidad de suelo tan pobre que la Corona Española no pudo repartirlo para la agricultura. El suelo sobre las piedras serpentinas es casi estéril. Los árboles de maría, una de las especies mejor adaptadas a condiciones adversas, no habían podido subir diez años después de sembrados en algunas partes de este bosque.

El roble blanco (abajo) resultó ser el mejor árbol nativo para reforestar pastos abandonados en las montañas. Por tener una raíz vertical como una zanahoria es fácil extraerlos del suelo durante tiempos de lluvias y replantarlos en huecos hechos con tubos. Así se sembraron más de 200,000 robles en El Yunque. Los que se ilustran a la derecha se obtuvieron de pastizales en el Bosque de St. Just.

Los mogotes tienen poco suelo y no producen muchos árboles grandes, aunque estos crezcan bien en otros lugares. En la próxima fotografía vemos una plantación experimental de caoba establecida en la falda de un mogote en el Bosque de Cambalache. Estas condiciones son similares a las de México, donde la especie es nativa. La forma recta de los árboles favorece la producción de madera útil. La capacidad de crecer rápido en poco tiempo fue un criterio usado para seleccionar las especies a sembrarse, ya que requieren poco desyerbo. Esta característica fue la que trajo el eucalipto a Puerto Rico. La teca también tiene un crecimiento inicial espectacular, como se aprecia en esta plantación de dos años de edad establecida entre los mogotes del Bosque de Cambalache. En las montañas, el árbol con mayor crecimiento fue el eucalipto de Australia, que además creció de buena forma. Se descubrió que para obtener una supervivencia alta había que plantarlos con una bola de tierra alrededor de las raíces.

La casuarina se sembró mucho en colindancias de fincas y otros lugares que no se cultivaban. Esta especie de Asia está adaptada a suelos pobres y crece muy rápido, como se aprecia en la siguiente plantación de cuatro años de edad establecida en el Bosque de St. Just. Allí se produjeron estacas para ñames en un año y postes en tres. Durante el apogeo de la agricultura los viveros produjeron millones de arbolitos de casuarina. La madera de pino es recta, fácil de trabajar y fácil de impregnar con preservativos. Sin embargo, la introducción del pino a la isla no fue fácil. Luego de casi cien pruebas se encontró que una micorriza obligatoria vive en simbiosis con el pino y tuvo que introducirse. Hoy tenemos muchas plantaciones de pino centroamericano. Ésta, cerca del lago Caonillas, tiene una densa cubierta de hierba porque los árboles se sembraron a catorce pies de distancia. Una densidad mayor produce sombra que mata la hierba y expone el suelo a la erosión. El cadam, especie nativa de Myanmar, se introdujo en 1930 como un árbol de crecimiento rápido. Requiere mucha humedad y suelos con materia orgánica. Su semilla es muy pequeña y requiere mucho cuido para su propagación. Esta plantación cerca del lago Caonillas tiene sólo cinco años de edad.

La plantación de teca que se aprecia a continuación tenía unos doce años de edad y es tal vez la mejor de Puerto Rico. Encontró un ambiente muy favorable al lado del río Patillas en el Bosque de Carite. Esta plantación fue entresacada porque para crecer bien la teca necesita buena iluminación de su copa. Cuando se tomó la foto la plantación necesitaba otro entresaque.

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

auspiciado por

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Los pobladores de la aldea

Inútiles resultaron las pesquisiciones que hiciéramos para averiguar los nombres de aquellas personas

Publicacion Completa
Andrés Méndez Liciaga 21 de octubre de 2020

La Constitución de 1952 y la comunidad internacional

Mario R. Cancel Sepúlveda- El próximo movimiento de Estados Unidos fue presentar su informe

Publicacion Completa
Mario R Cancel Sepúlveda 21 de octubre de 2020

Deja una respuesta

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía