Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Golondrina de Iglesias

José A. Mari– Progne dominicensis. La Golondrina de Iglesias (Caribbean Martin) reside en Puerto Rico desde enero hasta agosto y pasa el resto del año en Sudamérica. Abunda más en áreas urbanas, particularmente cerca del centro de las ciudades. Habita en las Antillas Mayores (con la excepción de Cuba) y a través de las Antillas Menores. Mide unas 7 pulgadas (el macho es más grande).
Se alimenta de moscas, abejas, libélulas, escarabajos y otros insectos que captura al vuelo, posándose el resto del tiempo mayormente sobre los cables del tendido eléctrico. Anida generalmente en grupos pequeños durante los meses de abril y mayo. Los nidos se construyen de materiales blandos, tales como yerba seca, hojas, papel y fibras de algodón dentro de una variedad de cavidades que incluyen nidos viejos de carpinteros, huecos en árboles, aleros de casas, fachadas de casas alcaldías, campanarios de iglesias y hasta semáforos.
La hembra pone de cuatro a seis huevos blancos que se empollan por unos quince días. El macho es azul violeta metálico con el vientre blanco. La hembra y los jóvenes  tienen la espalda más pálida y la garganta y los lados del cuerpo son pardo-grisáceos. Las patas son cortas y el rabo tiene una característica forma de horquilla. El pico es corto. Se observa cazando insectos mientras vuela sobre patios y espacios abiertos.

Foto: Jonathan Morel

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar