Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Guamá

Inga laurina (Fabaceae) El guamá es nativo de los trópicos del Nuevo Mundo, incluyendo a Puerto Rico. Inga es una voz quechua usada por mucho tiempo en las Antillas, mientras que laurina significa parecido a un laurel. El árbol alcanza los 80 pies de altura con tronco de 2 pies de diámetro. Las hojas se componen de dos pares de hojuelas. Las flores se agrupan en espigas cilíndricas laterales o terminales que parecen brochas y miden hasta 6 pulgadas de largo. La fruta es una vaina de hasta 4.5 pulgadas de largo que al madurar se torna amarillenta y cae al suelo intacta. Las semillas están rodeadas por pulpa algodonosa húmeda y dulce, de sabor muy agradable aunque poco duradero.
En antaño las frutas maduras se recogían y se vendían en pequeñas bolsas de papel. El ganado y otros animales de la finca consumen la frutas y dispersan las semillas.
El guamá fue por mucho tiempo uno de los principales árboles de sombra en los cafetales de la isla, siendo además fuente importante de néctar para las abejas. La siembra de café a pleno sol eliminó la necesidad de sembrar este y otros árboles de sombra. El árbol prospera mayormente en suelos húmedos y cerca de los ríos y quebradas. Florece y fructifica durante todo el año, pero las frutas abundan más de julio a septiembre y de enero a febrero.
Vocablo de origen indígena, Guamá es el nombre de un barrio y un río en San Germán, y de una quebrada y un cerro en San Sebastián.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar