Hablando con el corazón
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Hablando con el corazón

El australiano James H. Jauncey escribe en Talking With the Heart: Cierta vez casé a un soldado noruego con una joven mexicana. Él hablaba poco de inglés, pero nada de español. Ella no hablaba ni inglés ni noruego.

Jamás sabré cómo llegaron a casarse. Y ni siquiera me imagino lo que será su futuro en cuanto a la comunicación se refiera. No obstante, a pesar de las malas condiciones lingüísticas, tenían una ilimitada y mejor posición que muchas parejas que dominan por completo el idioma. Esta extraña pareja había superado con creces el mensaje de amor mutuo y parecían tener una extraordinaria relación.

Quizá la comunicación sea fácil en ese escenario, con el idioma o sin él. Con el tiempo, las emociones se calman y aparecen las necesidades ocultas.

Aprender a hablar sobre las necesidades es un arte difícil y pocos lo aprenden. El romance es el campo de los sueños, las esperanzas y las emociones. El matrimonio, sin embargo, es práctico. Requiere que uno ajuste su agenda, establezca prioridades, metas y obligaciones.

No quiero decir con esto que el matrimonio no pueda incluir el romance, ¡puede… y debe hacerlo! Aún así, el matrimonio añade otra dimensión que va más allá del romance y de esa dimensión depende muy a menudo la obra del matrimonio.

Antes de casarse las dos palabras más comunes son: Te amo. Después de casarse son: Comamos fuera.

El casado se preocupa de las cosas de este mundo y de cómo agradar a su esposa. 1 Corintios 7:33

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, artista, escritor y Siervo del Señor.