Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Halcón Común

José Mari- Falco sparverius- El Halcón Común (American Kestrel) reside todo el año en Puerto Rico, siendo el halcón más abundante en la isla. Nuestra población es suplementada por aves que lleg an de Norteamérica durante el invierno. Habita en todo el hemisferio, desde Alaska hasta Tierra del Fuego. Mide hasta 12 pulgadas (las hembras son más grandes).
Visita una gran variedad de hábitats en búsqueda de lagartijos, “iguanas”, ciempiés, insectos, ratones, murciélagos y aves pequeñas. Anida mayormente de febrero a junio en la cavidad de un árbol, salientes de riscos, nidos artificiales (nest boxes) y conductos de ventilación en edificios. La hembra pone de tres a cinco huevos pardos con pintas oscuras que ambos incuban durante unos 30 días. Se distingue por el plumaje dorsal pardo moteado de barras o puntos negros y por las dos barras negras verticales en los lados de la cabeza.
Las plumas que cubren las alas son azules en el macho y pardas en la hembra, mientras que las plumas del rabo tienen una banda horizontal apical en el macho y muchas en la hembra. La base del pico, el anillo alrededor del ojo y las patas son amarillas. En la universidad se observa en espacios abiertos y patios, por lo general mientras se posa alto en una rama, poste, antena o cable. Una pareja anidó por siete años consecutivos en una caja artificial cerca del edificio Luchetti.

Foto grande: José Mari

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

mood_bad
  • No comments yet.
  • Add a comment

    No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

    Patrocinadores de Oro

    Publicaciones que también te pueden interesar