auspiciado por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Higüerillo

Vitex divaricata- (Lamiaceae). El higüerillo es un árbol caducifolio mediano, de hasta 65 pies de altura con tronco de 2.5 pies de diámetro, aunque varios artesanos aseguran haber visto troncos más gruesos. Se caracteriza por su corteza pardo-grisácea, a menudo con manchas blancas, levemente áspera y separándose en tiras; sus hojas compuestas casi siempre por tres hojuelas, la del medio más grande; sus delicadas flores azules, fragantes, de aproximadamente tres octavos de pulgada de largo, que al caer forman una alfombra alrededor del árbol; y su fruta ovalada, de aproximadamente media pulgada de largo, negra y dulce cuando madura. El árbol pierde sus hojas durante la primavera, luego de lo cual produce las hojas nuevas y florece. Las frutas maduran de julio a noviembre y son consumidas por palomas y zorzales que dispersan las semillas.
El árbol es nativo de las Antillas y el norte de Sudamérica. Crece en los llanos costeros, la zona caliza y las laderas de las montañas, pero los árboles grandes escasean debido a su corte histórico para construcción y ebanistería.
La albura es pálida y el duramen es pardo con franjas más oscuras. La madera es medianamente pesada, de textura fina y lustre mediano. Su fibra varía de recta a entrelazada y los anillos de crecimiento son conspicuos. La madera oscura despide un leve o fuerte olor a leche de cabra, como el capá blanco, del cual es pariente y con la cual puede confundirse. Seca lentamente pero con poca degradación, se contrae poco ante los cambios de humedad y es muy fácil de trabajar. El higüerillo es pariente también de la teca y posee muchas de sus excelentes propiedades. Se usa ocasionalmente para muebles, artículos torneados, tallas e instrumentos de cuerda. En el pasado se usó para ebanistería, vigas, postes de verja y construcción.
En Maricao y quizás en otros lugares se ha sembrado Vitex parviflora, una especie asiática con flores y frutas parecidas, pero con las tres hojuelas del mismo tamaño. Es posible que la madera de ambas especies se venda indistintamente en los aserraderos locales.

Foto: Luis Franqui

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

auspiciado por

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Falsedades sobre el Río Grande de Añasco

Se ha declarado que el «Río de Añasco, se nutre de cientos de

Publicacion Completa
Jaime Carrero Concepción 28 de octubre de 2020

1812 Primer Ayuntamiento Constitucional

El primer Ayuntamiento Constitucional que funcionó en el Pepino por virtud de la

Publicacion Completa
Andrés Méndez Liciaga 28 de octubre de 2020

Deja una respuesta

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía