Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Iguana verde

La iguana verde (green iguana) o gallina de palo, Iguana iguana, fue traída a Puerto Rico durante la década de 1970 por las tiendas de mascotas y liberada por sus dueños en cantidades suficientes para formar poblaciones que se han dispersado por toda la isla. Hoy es difícil encontrar una finca cerca de la costa, un manglar, un parque o una ribera de río libre de iguanas. En algunos lugares pasean cerca de las casas e incluso entran a las marquesinas y las terrazas. En las carreteras han causado accidentes cuando los conductores tratan de esquivarlas. Iguana es voz taína y se refirió probablemente a Cyclura cornuta, una especie que en tiempos de la colonización abundaba en la Española y Puerto Rico, y cuya única población puertorriqueña es la iguana de Mona.
La iguana verde es por lo general verde, olivácea o grisácea con bandas verticales oscuras; los machos grandes adquieren a menudo tonalidades anaranjadas. Los adultos pasan su tiempo en el suelo y en los árboles, cerca de cuerpos de agua a los que se lanzan prontamente cuando se sienten amenazados. Son excelentes nadadores y pueden permanecer sumergidos durante varias horas. Esta iguana es diurna y se alimenta principalmente de hojas, flores y frutas, pero si encuentra insectos, huevos de aves, pichones o animales muertos los aprovecha. Los ejemplares jóvenes son verdes y se encuentran a menudo entre vegetación del mismo color, por lo que fácilmente pasan desapercibidos. Los machos adultos pueden medir hasta seis pies y medio de largo, sin contar el rabo, y llegan a pesar veinte libras. Aunque la iguana verde ha vivido en la isla libre de enemigos por muchos años, varios depredadores la han descubierto y aprovechan este abundante recurso alimenticio. La corredora puertorriqueña, las garzas y los falcones se alimentan de ejemplares jóvenes. La boa puertorriqueña y el guaraguao se alimentan de ejemplares más grandes. Los perros también las matan, pero los machos grandes, con su tamaño, mordida, uñas afiladas y peligrosidad del rabo son difíciles de dominar. Los adultos pueden vivir hasta veinte años.
El macho establece un territorio y lo defiende mediante movimientos verticales de la cabeza y gestos agresivos. La hembra deposita hacia finales del año entre 20 y 60 huevos en una cámara excavada en suelo arenoso soleado para que el calor diurno acelere la incubación, que dura unos tres meses. Cuando varias hembras anidan en el mismo lugar, el substrato se llena de cámaras y túneles con varias salidas al exterior. Sobre estas áreas debe caminarse con mucho cuidado ante la posibilidad de que la superficie colapse. La iguana es nativa de Centro América, la mitad norte de Sudamérica y varias de las Antillas Menores. Hay poblaciones introducidas en la República Dominicana, las Islas Vírgenes, el sur de la Florida, Hawái, Fiji y Texas.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Leave a Reply

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar