auspiciado por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Isabel Suárez Monzón

ESPAÑA 1849-1914 AÑASCO – Nació en las Islas Canarias. De allí eran sus padres Francisco y Sebastiana. Siendo maestra, casó en Humacao con  su primo Juan González Suárez. Se fueron a Manatí, y allí nacieron tres de sus cuatro hijos. Luego llegaron a Añasco, donde el 25 de agosto de 1889, nació Luis. Tras casi 20 años juntos, enviudó en abril de 1895 (2).   

Por la ausencia de edificios para escuelas, Isabel utilizó su hogar para dar clase. Para uno u otro niño indigente su casa-escuela sirvió de refugio.

 Enseñó: español, gramática, aritmética, y a las ni- ñas, bordado y tejido. El sacerdote les instruía en la doctrina cristiana. La supervisión estaba a cargo del Secretario Municipal, el alcalde y el cura. Tales funcionarios ofrecían exámenes orales para evaluar a Isabel, y a otros maestros. Entonces nominaban a los mejores alumnos para el reconocimiento.

La llegada de los estadounidenses puso fin a la casa escuela al llegar la reforma con mayores oportunidades de estudios. Isabel fue enviada a la escue a del barrio Marías. Bajo el nuevo régimen, la profesora española tuvo que reverenciar la nueva bandera y un himno que los niños no entendían.

Luego de 40 años en la escuela, se acogió al retiro. Compró una finca en el sector Pozo Hondo, donde falleció el 18 de agosto.

     Cuando en 1928 se construyó la escuela intermedia, le dieron el nombre de Isabel Suárez. Aunque para ese año era alcalde su hijo Antonio González Suárez, el honor conferido fue justo y acertado.

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

auspiciado por

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

1835 Se ordena al teniente a guerra de Lares el nombramiento de Recaudadores de subsidio y depositario de los fondos publicos

Carta del -Gobernador, Sr. La Torre al Teniente a Guerra de Lares Entrando

Publicacion Completa
Andrés Méndez Liciaga 21 de noviembre de 2020

El Partido Nacionalista, los obreros y Mayagüez -1934

Mario R. Cancel -La Gran Depresión y la inclusión de Puerto Rico en los programas

Publicacion Completa
Mario R Cancel Sepúlveda 21 de noviembre de 2020

Deja una respuesta

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía