Juan Iglesias Genebriera
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Juan Iglesias Genebriera

AÑASCO 1851-1898 ESPAÑA -Casado con María del Carmen Genebriera, llegó a Añasco, Juan Iglesias España, para ejercer la medicina. Naturales de España, ella era de Vigo, y él de Barcelona. El 22 de junio les nació Juan Carlos Acacio del Carmen. La estadía de la familia fue muy corta, pues regresaron a España donde su hijo recibió la instrucción primaria y secundaria.

De vuelta a Puerto Rico y en la capital, Juan estudió el bachillerato en el Seminario Conciliar de 1862 al 1867. Se graduó, y en la Universidad de Barcelona, España estudió Medicina y Cirugía. En octubre de 1871 obtuvo el doctorado en la Facultad de Medicina de Madrid.

Cuando regresó de Barcelona empezó a ejercer en Sabana Grande como Médico Titular… Trasladándose a Ponce al lado de sus padres.

En política enfiló en la tendencia liberal por lo que fue un consumado autonomista, que le exigió a España reformas justas y necesarias para una mejor administración de gobierno en el país. En 1877, en el Teatro La Perla de Ponce, fue cofundador del partido Autonomista. Como liberal, recibió ataques de los asimilistas pero jamás claudicó a su credo.

A raíz de la invasión yanqui en 1898, el añasqueño se fue a Barcelona donde falleció ese mismo año. Su hermana, natural de Añasco, casó en Ponce. Su hijo, el doctor Manuel de la Pila Iglesias, por los excelentes servicios a su ciudad, una escuela y un hospital, llevan su nombre.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar