Juano Hernandez
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Juano Hernandez

PQHDPR- Actor puertorriqueño nacido en San Juan, el 19 de julio de 1896. Siempre fue un aventurero y autodidacta. Al no tener mucha educación formal, la vida y las lecturas crearon su poderosa personalidad, que impresionaba a cuántos le conocían. Recorría el mundo entero trabajando de marinero cuando decidió quedarse en Brasil por haberse cansado del oficio. En las calles de Río de Janeiro y Sao Paulo pasó hambre, hasta que unos artistas de circo, viéndolo alto y fuerte, lo convencieron de que se hiciera acróbata.

Jamás había recibido lecciones de canto y baile, pero comenzó a hacer ambas cosas en “cabarets neoyorkinos” de segunda. Un empresario que lo vio actuar, le ofreció trabajo en su compañía, como una especie de juglar cómico, con la cara pintada de negro, visitando el oeste norteamericano. A su regreso a Nueva York trabajó como actor en la radio, convirtiéndose en uno de los actores negros más solicitados en las dramatizaciones radiales.
Juano Hernández hizo grandes esfuerzos por producir cine en Puerto Rico pero se le negó el apoyo. Su último proyecto fue una película sobre la vida de Sixto Escobar, cuyo guión escribió en colaboración con Julio Torregrosa. Intentó conseguir en Puerto Rico el financiamiento pero no tuvo éxito, por lo que lo tradujeron al inglés, lo enviaron a varias compañías de Hollywood y lo tenía casi vendido, cuando le sobrevino el derrame cerebral que le costó la vida. Falleció en Puerto Rico el 17 de julio de 1970 a los 74 años.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Leave a Reply

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, artista, escritor y Siervo del Señor.