Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Juego de esconder

El escondite o Juego de esconder, es un divertido juego tradicional, perfecto para jugar al aire libre o en casa. No necesitas ningún material para jugar al escondite, ¡sólo mucha imaginación!.

El objetivo del juego del escondite es ocultarse y no ser descubierto hasta el final. Por eso no conviene jugar con los niños menores de 3 o 4 años, ya que pueden sufrir miedo o ansiedad si no entienden que finalmente todos los participantes aparecen.

Juego del escondite

Cómo jugar al escondite con los niños

  1. El grupo de jugadores elige a la persona encargada de buscar a los demás, tradicionalmente llamado «el policía» o «el que la liga».
  2. La persona elegida tiene que contar con los ojos cerrados hasta el número que se decida, suelen ser 10, 20 o 50.
  3. Al terminar de contar, la persona debe avisar diciendo «ya voy» y comenzar a buscar a los demás.
  4. Al encontrar a una de las personas escondidas tiene que tocarlo con la mano y continuar buscando.
  5. Si uno de los niños quiere ganar el juego y salvarse de ser encontrado, tiene que correr hasta el lugar donde se estaba contando (llamado «casa») y tocarlo.

Una variante del juego consiste en que el niño que busca no debe tocar a quien encuentra, sino regresar al lugar donde estaba contando, tocarlo y decir el nombre de la persona.

La edad recomendada es de 3 o 4 años, aunque se divierten también los adultos al jugarlo, y se juega en casa o en el exterior. El único requisito es que tiene que haber mas de un jugador y un lugar para contar que sirva de «casa»

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Maricao

Maricao

Al comienzo de la década de 1870 varios vecinos de la zona decidieron solicitar a la Diputación Provincial la segregación de Maricao y sus barrios del pueblo de San Germán. Dicha petición fue aceptada y en 1874, el pueblo fue fundado y oficializado. Tres años más tarde se constituyó en Ayuntamiento. El auge del pueblo fue tal que, para inicios de la década de 1880, ya contaba con una población …

Leer Más >>
El Morro

El Morro

Joshua Wood– Construido por Juan de Tejada y Juan Bautista Antonelli. El Castillo San Felipe del Morro,​

Leer Más >>
Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, artista, escritor y Siervo del Señor.
La Ponderosa Aguadilla

La Ponderosa

CEPR- Cuando estés por el área oeste, tienes que visitar las Ruinas de Aguadilla, también conocidas como el El faro de Punta Borinquen. Estas ruinas

Leer Más >>