Logo AEPR
  • The Golden Stars

    Laura E. Castro Cardona- " La década del 60 marca una época de efervescencia musical para el Pepino, en especial…
  • Barranquitas Puerto Rico

    EDPR- Este municipio está situado en la región central de Puerto Rico y abarca 86.7 kilómetros cuadrados (33.5 millas2). Su…
  • Ceiba

    Dr. José A. Mari Mutt– El faro de Ceiba entró en servicio en el año 1908. Fue diseñado siguiendo el…
Después de admirar una pintura en la casa de una mujer, me sorprendió su generosidad cuando la bajó y me la regaló. He visto muchos actos similares de bondad. Durante años, mi suegra conservó su arcaica nevera para poder dar más dinero a la obra del Señor. Una familia cristiana que conozco ahorró dinero para comprar un auto. Pero cuando tenía una urgente necesidad, se quedó con su auto viejo y dio el dinero a la misión. También he escuchado hablar de un hombre de negocios cristiano que se pone algo en el bolsillo todos los días para reglar: un bolígrafo, una baratija y hasta un billete de diez dólares. A medida que pasa el día busca a alguien que se sentiría bendecido por recibir un regalo. Al buscar constantemente una oportunidad de dar -dice- paso un día hermoso. El viejo refrán que dice: Los que aceptan cosas comen bien, pero los que dan duermen bien es sólo parcialmente cierto. No debemos de dar de mala gana ni sólo por obligación, sino de corazón. Es el dador generoso y alegre en que Dios ama. Que cada uno dé como propuso en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al dador alegre. 2 Corintios 9:7

La alegría de dar

Después de admirar una pintura en la casa de una mujer, me sorprendió su generosidad cuando la bajó y me la regaló.

He visto muchos actos similares de bondad. Durante años, mi suegra conservó su arcaica nevera para poder dar más dinero a la obra del Señor.

Una familia cristiana que conozco ahorró dinero para comprar un auto. Pero cuando tenía una urgente necesidad, se quedó con su auto viejo y dio el dinero a la misión.

También he escuchado hablar de un hombre de negocios cristiano que se pone algo en el bolsillo todos los días para reglar: un bolígrafo, una baratija y hasta un billete de diez dólares. A medida que pasa el día busca a alguien que se sentiría bendecido por recibir un regalo. Al buscar constantemente una oportunidad de dar -dice- paso un día hermoso.

El viejo refrán que dice: Los que aceptan cosas comen bien, pero los que dan duermen bien es sólo parcialmente cierto.

No debemos de dar de mala gana ni sólo por obligación, sino de corazón. Es el dador generoso y alegre en que Dios ama.

Que cada uno dé como propuso en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al dador alegre. 2 Corintios 9:7

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que pueden interesarte...

  • Cementerio de Camuy

    José A. Mari- Este cementerio está parcialmente cerrado, pues sólo admite enterramientos en panteones existentes. El único enterramiento del siglo…
  • La fe que mueve montañas

    Una pequeña congregación en las faldas de las Montañas "Great Smokies" en Tennessee, construyó un Nuevo santuario en un lote…
  • Ingenio Antongiorgi de Guánica

    Jaime Montilla -Los restos del Ingenio Antongiorgi se encuentran al sur de la PR-2 entre Yauco y Sabana Grande. Cuando se…
  • Faro Puerto Ferro

    El faro de Puerto Ferro entró en servicio en diciembre de 1899, unos dieciocho meses después de concluida la Guerra…