Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

La cara del indio en Isabela

Artesanía Oceánica– Este es un monumento en honor al Cacique Mabodomaca que una vez gobernó por esta región. En recuerdo de la vida del Cacique Mabodomaca y el impacto que tenía en su pueblo, la organización sin fines de lucro, la Mabodamaca, fue fundada la cual creo este monumento.
Entre otras cosas, el Mabodamaca tiene como objetivo aumentar la conciencia de la responsabilidad histórica, cultural y social para preservar el patrimonio de las personas que se encontraban los habitantes originales de la tierra y cuya sangre fue derramada en su defensa, así como para fomentar el máximo el desarrollo culturalde las personas con ascendencia taína, ayudando así aabrazar a sus raíces.
Ciertamente, los puertorriqueños con ascendenciataína puede recordar Cacique Mabodamaca conorgullo como un valiente guerrero que siempre teníalos mejores intereses de su pueblo en el corazón, y los dedicados miembros de la Corporación Mabodamacase asegurará de que no se olvida.

Llegando al lugar
Se encuentra entre la intersección de la carretera PR2 y la 113 de Isabela.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, artista, escritor y Siervo del Señor.