Garza Real
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Garza Real

José A. Mari Mut -Carlos A. Delannoy Juliá- La Garza Real (Great Egret) reside todo el año en Puerto Rico. Nuestra población e s suplementada por aves que lleg an desde Norteamérica durante el invierno. Anida desde el centro de los Estados Unidos hasta la Argentina y a través de las Antillas, también es común en África y Asia. Mide unas 40 pulgadas.

Frecuenta charcas, lagunas, canales, quebradas y pastizales anegados, donde se alimenta de peces y crustáceos, aunque también come sapitos, lagartijos y aves pequeñas que captura caminando lentamente o permaneciendo inmóvil hasta que la presa se acerca, luego la arponea con el pico. Anida sobre árboles que se proyectan sobre lagunas y otros cuerpos de agua grandes.

La pareja construye un nido de plataforma con palitos en el que se depositan de tres a cinco huevos azulosos que ambos empollan durante unos veinticinco días. Se distingue por el plumaje blanco, pico amarillo grueso, cuello largo en forma de S y patas negras. Durante el periodo de apareamiento le crecen en la base del cuello y en la espalda varias plumas largas; su población se redujo mucho a comienzos del siglo pasado debido a la cacería para usar las plumas en la confección de sombreros.

Las poblaciones ya se han recuperado. En la universidad se observa vadeando en la Quebrada de Oro. También visita  patios y los estanques frente al Edificio Monzón.
Foto: Olivier Vimont

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar