Logo AEPR
La Industria Cafetalera Hacienda Santa Engracia

La Industria Cafetalera

Jaime Montilla -Para la década de 1530, cuando se agotaron sus minas de oro, Puerto Rico era insignificante para la Corona española como fuente de riqueza y comercio en comparación con las colonias más grandes de Santo Domingo y Cuba, que ya se habían convertido en economías predominantemente agrícolas. Durante la mayor parte de su historia, el azúcar fue el principal producto agrícola de la isla, siendo el café, el tabaco, el jengibre, el índigo y el algodón los cultivos secundarios. En Fray Iñigo Abad y Lassierra 1788 libro Historia geográfica, civil y natural de la isla de San Juan Bautista de Puerto Rico Afirmó que “la agricultura es la primera de las artes y la verdadera riqueza de un estado, está en sus inicios en la Isla. En su mayor parte se limita al cultivo de legumbres y frutas para consumo personal, sin ofrecer a comercio cualquier cantidad digna de atención “. Continuó diciendo “Le dedican mucho mimo al café, que da frutos lentamente, requiere pocos cuidados y tiene mercados asegurados en el exterior donde se ansía por su calidad y la cosecha en un año normal como 1775 es de 45.049 bushels”.

Se dice que la planta de café es originaria de la región africana etíope de Kaffa , fue en Europa donde se convirtió por primera vez en una bebida popular. La teoría más aceptada sobre la llegada de la planta del café a Puerto Rico es que fue traída por los españoles en 1736.  Según el historiador Fernando Picó, en la década de 1780 el café se convirtió en la principal exportación agrícola por encima del tabaco. En 1812, las actividades relacionadas con la exportación de azúcar y café eran las principales actividades que dominaban la economía de la isla. Según el arqueólogo Luis Pumarada, el azúcar para la exportación desapareció en la década de 1700 cuando la industria local se dedicó a la producción de melaza. Alrededor de 1770, el café se convirtió en el principal producto agrícola de exportación hasta ca. 1830, cuando el azúcar volvió a tomar el relevo como principal producto de exportación durante unos 20 años, cuando el café volvió a convertirse en el principal producto de exportación hasta ca. 1902.

El primer censo disponible en Puerto Rico es el de 1765 incluido en las memorias de Alejandro O’Reilly, que indicaba que la población de la isla era de 44,883. Como resultado del Real Decreto de la Corona española  de 1778 que permitía el comercio con otras colonias y la mayoría de los puertos de España y el Real Decreto de 1779 que permitía la trata de esclavos, la población de la isla escasamente poblada creció casi cinco veces de 44.883 a 220.892 en los 50. años entre 1765 y 1815 según las cifras de población reportadas por Fray Iñigo Abad. El Real Decreto de Gracias de 1815 que otorgó la naturalización a los extranjeros que trabajaban la tierra que se les dio y juraron lealtad a la Iglesia Católica ya la Corona española, generó un aumento adicional en la población y en la actividad agrícola en Puerto Rico. En solo 17 años después del Real Decreto de Gracias, la población de la isla creció a una tasa anual del 4,4%, de 220.892 en 1815 a 350.051 en 1832. El primer censo después de la ocupación estadounidense de 1898 realizado el 10/11/1899 informó una población de 953,243 o un aumento del 613% de la población reportada de 1800 de 155,426.

Debido a la Revolución Haitiana , la industria del café en Puerto Rico mejoró enormemente con la inmigración de ciudadanos franceses de Haití, que en ese momento era el principal exportador de café a los mercados mundiales. Después de 1815 hubo una afluencia de personas de la isla mediterránea de Córcega  que se asentaron en los municipios de  Yauco y Maricao y se dedicaron al cultivo del café. La producción de café en Puerto Rico está ampliamente asociada con los corsos y Yauco. La contribución de los corsos al desarrollo de la industria cafetalera en Puerto Rico fue sin duda muy importante, pero la contribución no anunciada de los catalanes y mallorquines que poseían la mayoría de las haciendas en Maricao y Lares  tenía tanta influencia, si no más. Según el arqueólogo Luis Pumarada, en 1829 Mayagüez era el principal puerto de exportación de café en Puerto Rico ya que la mayoría de los inmigrantes franceses se asentaron en la parte occidental de la isla.  

Si bien en la década de 1830, las exportaciones de azúcar comenzaron a superar a las del café, en la década de 1850 debido a un aumento en los precios mundiales del café y una crisis en la industria azucarera, la producción de café comenzó a superar al azúcar y fue durante este tiempo que las exportaciones de café a Europa empezó a crecer y el café puertorriqueño obtuvo una de las cotizaciones más altas de los mercados mundiales. Para 1877 había 843 haciendas cafetaleras registradas en aproximadamente 69 municipios, 234 de ellos en Maricao . Durante la segunda mitad del siglo XIX, Puerto Rico disfrutó de un prestigio inigualable en el mundo cafetero. En la década de 1890,  Puerto Rico era el sexto exportador mundial de café de alta calidad y el cuarto de las Américas. La producción de café alcanzó su punto máximo en 1898 cuando las exportaciones fueron de aproximadamente 600.000 quintales .  

Desafortunadamente, luego de la Guerra Hispanoamericana de 1898 , la industria cafetera de la isla comenzó a desvanecerse debido al huracán San Ciriaco de 1899  que destruyó la cosecha de café, al hecho de que los inversionistas estadounidenses recién llegados estaban más interesados ​​en la industria azucarera y en la El hecho de que España, hasta entonces su principal mercado, ya no podía importar café puertorriqueño libre de aranceles como producto colonial.  Plantador y fabricante de azúcar de Luisianaen su edición del 8 de febrero de 1908 dice: “Los nativos no pueden entender por qué Estados Unidos no impone un impuesto más alto al café que proviene de Brasil y otros países sudamericanos, dando así protección al producto puertorriqueño. No se dan cuenta de que toda la producción de café en Puerto Rico apenas abastecería a la ciudad de Nueva York. Bajo el dominio español, Puerto Rico vendió casi todo su café a España, pero cuando la isla pasó a formar parte de los Estados Unidos, el gobierno español, por supuesto, colocó un arancel a los productos puertorriqueños, al igual que Cuba. El resultado fue que el mercado del café puertorriqueño se eliminó en gran medida. Recientemente, la reducción del máximo del arancel francés sobre el café puertorriqueño ha abierto un mercado para ese producto, y la los sembradores de café están felices “. 

Para 1969, el café puertorriqueño había desaparecido de los mercados mundiales. Hoy la zona cafetera incluye 22 municipios y la producción de exportación es de aproximadamente 12,500 quintales o el 2% de las exportaciones en 1898.  De las haciendas que operaron a fines del siglo XIX, todavía quedan unas pocas, algunas aún en funcionamiento, cuya ubicación se puede identificar en este mapa de Google . El propósito de este proyecto es documentar estas 35 haciendas y su estado actual en imágenes.​

En su estudio de 1988 Industria Cafetalera en Puerto Rico 1736-1969 , de Luis Pumarada O’Neill y Rafael Pumarada, enumeran las plantaciones de café que en su opinión eran las mejor conservadas en ese momento y aún tenían todos los elementos principales de las diferentes producciones. fases de las haciendas cafeteras del siglo XIX en Puerto Rico. Denotan con un * los más completos y mejor cuidados.

  • Arvela / Grillasca *
  • Asunción
  • La Balear
  • Buena Vista/Vives
  • Buena Vista/Frontera – Maricao
  • Cojoba Isleta
  • Fortuna / Mattei
  • Jardines/Enseñat/EL Hoyo*
  • Malatesta / Santa Clara II *
  • María *
  • Margarita/Ballester*
  • Mayol/Luz de Luna*
  • Santa Clara
  • Santa Maria
  • Santa Rosa 

Queremos agradecer a la Dra. Lillian M. Lara Fonseca de la Oficina Estatal de Preservación Histórica que nos permitió revisar los documentos más valiosos y reproducir imágenes utilizadas para documentar la información proporcionada en este documento. También queremos agradecer al Arqueólogo Dr. Luis Pumarada O’Neill y Lisette Fas Quiñones de Cafi Cultura Puertorriqueña, Inc. (Cafiesencia) por contribuir a este proyecto al compartir su trabajo y amplio conocimiento en la historia de la industria del café puertorriqueño.  

Leave the first comment

Otras Publicaciones que pueden interesarte...

  • De muebles finos a carboneros

    Frank H. Wadsworth- Las maderas más finas para muebles incluían el aceitillo, el laurel sabino, el capá prieto, la nuez…
  • Faro de San Juan

    El primer faro de San Juan, o del Castillo San Felipe del Morro, entró en servicio el 1 de enero…
  • Albizu Campos -Concepto de raza

    Mario R. Cancel-Sepúlveda -Cuando el Presidente de la República del Plata, Don Hipólito Irigoyen, instituyó el Día de la Raza…
  • La cuesta de Josefina

    Yolanda Rivera Matías- Josefina era una muchacha sencilla que había crecido bañada por las aguas del malecón de Guánica (Puerto…