La Libertad es tener libertad de elegir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

La Libertad es tener libertad de elegir

La libertad es ser quien soy y no lo que los demás esperan que yo sea. Incluye mi libertad de decidir dónde quiero estar en cada momento.

Libertad es pensar lo que pienso y no necesariamente lo que debería sentir, o lo que otros hubieran sentido, o lo que esperan que yo sienta.

Libertad es correr los riesgos que yo decida correr, siempre y cuando esté dispuesto a afrontar por mí mismo los costos de dicho riesgo.

Libertad es salir al mundo a buscar lo que creo que necesito, en lugar de vivir esperando que otro me dé el permiso para conseguirlo…

Poco para agregar, que no esté dicho… Tenemos el don y el derecho a la libertad… Libertad de pensar, de sentir, de expresarnos, libertad de elegir.

De elegir lo que pensaré, lo que sentiré. Sí, podemos elegir lo que sentimos también. A veces no podemos elegir lo que nos pasa, pero podemos elegir qué hacemos con eso.

La sensación de libertad, como cualquier otra, es intransferible pero te invito a que respires hondo… todo el aire está para tí… mira el cielo… enorme, imponente… todo para ti… eres libre…

Aún si estás en la oficina, o haciendo algo que no te gusta, estás eligiendo, estás haciendo uso de tu libertad….

Piénsalo… Se siente distinto cuando tomamos conciencia de que todo lo que nos pasa es el fruto de nuestras elecciones… Los problemas que tienes hoy no pueden ser resueltos si piensas de la misma manera que cuando los creaste.

Fallar es temporal, rendirse es permanente

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, artista, escritor y Siervo del Señor.