auspiciado por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

La llegada de los europeos y el uso de madera

Frank H. Wadsworth- Con la llegada de los europeos aumentó la demanda por casas y muebles de las maderas más finas y de los árboles mayores, como el laurel sabino, la jagüilla y el tabonuco. Estos árboles, localizados en las montañas distantes, eran imposibles de extraer sin reducir las trozas a pedazos más pequeños.

Frank H. Wadsworth- Con la llegada de los europeos aumentó la demanda por casas y muebles de las maderas más finas y de los árboles mayores, como el laurel sabino, la jagüilla y el tabonuco. Estos árboles, localizados en las montañas distantes, eran imposibles de extraer sin reducir las trozas a pedazos más pequeños.

Para lograrlo, se construía una plataforma cerca del árbol cortado y se rodaban las trozas encima. Luego se marcaban con un cordón cubierto de carbón y se aserraban. El hombre de arriba subía el serrote y el de abajo lo halaba.

El Arrastre de la Madera

Luego de que los troncos grandes se aserraban en el bosque, los pedazos menores eran sacados por bueyes hasta una carretera o un aserradero cercano. Este arrastre requería bueyes bien adiestrados y pacientes. El arrastre de trozas sobre el suelo húmedo del Bosque de El Yunque produjo cunetas fangosas. Algunas todavía se encuentran allí.

Donde el terreno era muy difícil, las trozas se aserraban en el bosque hasta producir la madera final. En este caso la madera se traía hasta la carretera al hombro por senderos que no afectaron el suelo. La precisión del proceso manual se observa en esta foto de madera de tabonuco producida en el Bosque de Toro Negro. En terrenos menos inclinados y más secos fue mucho más fácil extraer trozas con bueyes. Los bueyes, por tener patas blandas, no podían trabajar en suelos pedregosos pero eran más tranquilos que los caballos y no necesitaban comida al mediodía. Los bueyes llevaban un yugo de roble y se guiaban por los movimientos de la punta de la lanza del bueyero.

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

auspiciado por

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Los pobladores de la aldea

Inútiles resultaron las pesquisiciones que hiciéramos para averiguar los nombres de aquellas personas

Publicacion Completa
Andrés Méndez Liciaga 21 de octubre de 2020

La Constitución de 1952 y la comunidad internacional

Mario R. Cancel Sepúlveda- El próximo movimiento de Estados Unidos fue presentar su informe

Publicacion Completa
Mario R Cancel Sepúlveda 21 de octubre de 2020

Deja una respuesta

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía